El Norte de Castilla

El director de la cárcel de Topas ve menos conflictos pese al aumento de agresiones

José Luis Castejón intervino en la festividad institucional de Nuestra Señora de la Merced.
José Luis Castejón intervino en la festividad institucional de Nuestra Señora de la Merced. / Laya
  • El boicot sindical desdibuja la celebración de la festividad de Nuestra Señora de la Merced. Los responsables penitenciarios optan por realizar el acto oficial en el Colegio Arzobispo Fonseca y no en la prisión como era habitual en años precedentes

La constante espiral de grescas, reyertas y peleas entre internos en la cárcel de Topas acontecida a lo largo de los últimos meses, con intentos incluidos de agresión a funcionarios, quedó ayer silenciada durante la solemne celebración de la festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias.En esta ocasión, la fiesta no se desarrolló en las instalaciones del centro penitenciario, sino en el Colegio Arzobispo Fonseca. El acto fue presidido por el subdelegado del Gobierno en Zamora, Jerónimo García Bermejo, y por la subdelegada del Gobierno en funciones en la provincia de Salamanca, Miriam Vicente. El director de la prisión salmantina, José Luis Castejón, aludió tímidamente a este espinoso asunto durante el discurso que pronunció en el acto institucional celebrado en el Colegio Arzobispo Fonseca de la Universidad de Salamanca. Castejón se limitó señalar que la confictividad en los módulos del centro penitenciario había disminuido, como se reflejaba en el número de sanciones impuestas en este sentido a los reclusos de la cárcel.

En cambio, Castejón rehusó pronunciarse expresamente sobre esta cuestión, al ser interrogado por los periodistas en unas breves declaraciones minutos antes de iniciarse el acto institucional en el Colegio Arzobispo Fonseca. En este sentido, el director de la cárcel justificó su hermetismo al apuntar que no era «el momento» para pronunciarse sobre estos hechos, dado que los funcionarios y el personal laboral de Topas estaban conmemorando la festividad de Nuestra Señora de la Merced. Con todo y ante la insistencia periodística, Castejón se mostró satisfecho por los logros y los frutos de la gestión que ha venido desplegando desde su llegada a la dirección del centro penitenciario en enero de 2015, tras ser designado para tal cometido por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, cubriendo la vacante dejada por la anterior directora de la cárcel, Concepción Zurdo. «No ha sido difícil enderezar el barco», comentó Castejón a la hora de efectuar una valoración sobre la labor desplegada a lo largo de todos estos meses.

El centro penitenciario cuenta actualmente son 713 reclusos  y durante este último año ha experimentado notables avances y mejoras en sus instalaciones, fruto de las obras acometidas en sus dependencias. Durante su discurso, José Luis Castejón ahondó también en la «estrecha colaboración» que se mantiene con la Universidad de Salamanca, que se ha plasmado y materializado en la organización de congresos y jornadas, que han permitido mostrar a la sociedad el quehacer y la labor que llevan a cabo los funcionarios de la prisión, todo ello con el anhelo de «mostrar la imagen de nuestro centro penitenciario a la sociedad», con una especial incidencia en las «enormes posibilidades» que conlleva la estrategia de reinserción de los reclusos.

Castejón profundizó durante su discurso en el Colegio Arzobispo Fonseca en otro ámbito de especial importancia, como ha sido la puesta en marcha de nuevos programas de tratamiento de los reclusos. Una línea fundamental ha sido y es la potenciación de los centros de inserción laboral para la población penitenciaria, que se encuentran ubicados tanto en la capital salmantina como en Zamora.

En materia sanitaria, la dirección penitenciaria de Topas se ha esforzado a largo de este último año por dar «la mejor atención posible» a la población reclusa, según enfatizó José Luis Castejón en otro pasaje de su alocución. El director de la cárcel tuvo palabras de especial elogio para el quehacer que viene protagonizando el grupo de seguimiento y vigilancia del centro penitenciario salmantino, que sobresale de forma destacada en el contexto penitenciario español. Castejón derrochó sinceridad cuando reconoció «la limitación de recursos y de personal» que viene soportando la cárcel salmantina y, en este sentido, ensalzó especialmente el trabajo y el compromiso de toda la plantilla de la cárcel, desde funcionarios a personal laboral, que garantizan el buen funcionamiento diario de la prisión.

Además de José Luis Castejón, también intervino en el acto conmemorativo de la festividad de Nuestra Señora de la Merced el fiscal jefe, José Luis Sánchez García, quien pronunció unas palabras de agradecimiento en nombre del magistrado de vigilancia penitenciaria, Andrés Encinas, por el galardón otorgado a este último por los responsables de la cárcel salmantina. Andrés Encinas no pudo estar presente ayer en la ceremonia institucional desarrollada en el Colegio Arzobispo Fonseca, dado que se desplazó ayer a Madrid para recoger otro galardón, en este caso en el Ministerio del Interior.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Jerónimo García Bermejo, tributó un mensaje de especial aprecio a los funcionarios de Topas que ayer recogieron distinciones y fueron homenajeados en el Colegio Arzobispo Fonseca.Expresó en este sentido su «gratitud y reconocimiento» a los funcionarios homenajeados por «sus 25 años de esforzado cumplimiento de sus obligaciones», enfatizando que «son un ejemplo en el que debemos mirarnos los funcionarios públicos.

García Bermejo aludió también a«la esencia del trabajo» de la plantilla de Topas, como es la reinserción. «Aquí –indicó el subdelegado del Gobierno en Zamora– conviven muchas personas, de diferentes nacionalidades, condiciones, con más o menos longevidad de penas, pero en conjunto, para vosotros son personas a los que la vida les debe dar una segunda oportunidad y para ello os esforzáis».

La labor docente, la socialización, el acceso al mundo laboral, la superación de miedos y adicciones y, en definitiva, «la confección de nuevos hombres y mujeres preparados para recuperar sus vidas con vuestras metas y, dadas las estadísticas, en un alto porcentaje se está consiguiendo», especificó García Bermejo en otro pasaje de su discurso.