El Norte de Castilla

Clamor vecinal por el pobre estado de las zonas verdes en los barrios periféricos

La vegetación cubre buena parte de las zonas comunes en la avenida Obispo Sancho de Castilla.
La vegetación cubre buena parte de las zonas comunes en la avenida Obispo Sancho de Castilla. / Laya
  • Fevesa muestra su malestar y enfado en el consejo sectorial de Medio Ambiente y Urbanismo del Ayuntamiento

La federación de asociación de vecinos de Salamanca, Fevesa, planteó ayer su queja formal en el consejo sectorial de Medio Ambiente y Urbanismo que se celebró en el Ayuntamiento por la falta de mantenimiento y cuidados de muchos parques y jardines de los barrios periféricos.

Eduardo Campo, portavoz de Fevesa en este consejo, manifestó el malestar y enfado de las asociaciones vecinales de Salamanca por la situación en la que se encuentran muchas de las zonas verdes. Así, según explica, hay «infinidad de parques que no se limpian desde hace años y en los que la vegetación se ha ido extendiendo por aceras y calles con el correspondiente peligro y rotura de baldosas y bordillos». Además, añadió, en otros muchos, «no se sustituyen las calvas creadas en el césped o éste es inexistente». De igual manera, y tal como denunciaron este verano vecinos de San José o La Vega, en estos parques se pueden ver setos en estado casi salvaje y árboles secos que no se sustituyen o que se dejan de esa manera durante meses e incluso años.

En el mismo sentido, desde Fevesa destacan que es complicado que se den podas que de verdad sean podas y no «arboricidios», como el que se perpetró con los árboles del parque de La Alamedilla, que perdieron su frondosidad y nunca la han recuperado desde entonces.

Por barrios, la federación destaca el estado de los jardines existentes en la plaza de la Mancha del barrio Blanco, donde, afirman, la «falta de cuidado ha hecho que la zona esté llena de suciedad, varios árboles se hayan secado y que los setos cubran parte de las aceras». En este mismo barrio, en la calle Don Quijote, «los jardines se han dejado morir y las fuentes han sido retiradas dejando los huecos donde se ubicaban con la peligrosidad que ello implica», denuncian. Y en cuanto a Pizarrales, el jardín que se encuentra en la carretera de Ledesma junto a la iglesia del barrio se ha ido deteriorando poco a poco perdiendo gran parte de su vegetación y de los adoquines delimitantes sin que haya existido, recalcan, «ninguna actuación por parte del Consistorio».

Asimismo, el barrio Garrido también sufre deficiencias en el ámbito de los parques y jardines que han sido detectadas por Fevesa. Así, la plaza Barcelona necesita una remodelación urgente, en la línea de lo que exige la nueva asociación Garrido Contigo, el parque de Wurzbürg tiene la zona de los frontones siempre con una limpieza deficitaria y la plaza del Mirto «sigue siendo un lugar lleno de excrementos de animales». Además, Fevesa denuncia que son necesarios bancos en la calle Orégano, tal y como se ha solicitado desde Navega, sin olvidar el «desbroce, limpieza y pavimentación de la zona trasera del antiguo Merca 80».

En Tejares el panorama no es mucho mejor. Por un lado, la federación vecinal apunta al parque Lazarillo, que se encuentra «en un estado lamentable con una necesidad de reforma integral, ya que la vegetación que desaparece no se repone». De igual modo, en los Alcaldes, al parecer, se retiraron hace tiempo varios columpios que no se han repuesto y la valla que separa el parque y la vía del tren se encuentra tirada, «con el consiguiente peligro de atropellos».

En el Tormes, relatan desde Fevesa, ante la queja de la asociación de vecinos por el mal estado de los columpios de la plaza Maestro Luna, estos fueron retirados pero jamás se volvieron a reponer. En sustitución, han colocado apenas tres aparatos biosaludables que no tienen ningún éxito. Además, destaca la falta de limpieza de los grandes solares existentes en el barrio.

Y no se dejan por mencionar la parte vieja del barrio de San José, que no presenta mejor suerte y ve como la falta de mantenimiento y la no reposición de setos producen una sensación de deterioro, como ya han denunciado en repetidas ocasiones desde la asociación vecinal. Este verano, cabe señalar, fueron constantes los problemas de convivencia con una parte de vecinos del barrio que pasaban las noches al fresco, sin tener en cuenta las horas de descanso de resto de habitantes y que dejaban las zonas comunes en muy mal estado.

Hay que tener en cuenta que muchas de estas zonas verdes se han mantenido en buen aspecto porque eran los propios vecinos quienes cuidaban de ellas, pero que el envejecimiento de la población ha hecho que tales tareas queden ahora sin nadie que las lleve a cabo.

Y por lo que respecta a otros barrios de la ciudad, la situación no es mucho mejor. En Huerta Otea, apuntan en Fevesa, es necesaria una limpieza de los márgenes del río, una limpieza y pintura de la pérgola que está siendo utilizada últimamente para botellones, e instalar una zona específica para perros, así como aparatos biosaludables en Don Juan Tenorio.

Pero los problemas detectados no terminan aquí. Así, en el barrio de Ciudad Jardín la falta de poda de los árboles está haciendo que algunas de las ramas se metan en las propias casas de los vecinos.

Por otra parte, la falta de reposición de setos secos, y árboles y el del césped son otros problemas existentes también en Ciudad Jardín. Un panorama muy similar al que viven los vecinos de la barriada de Buenos Aires, donde se añade la falta general de limpieza y los problemas ya conocidos de convivencia, que se agravan con la degeneración urbana del barrio, como también han denunciado las asociaciones vecinales y comunitarias que trabajan en la zona en varias ocasiones.

Por otro lado, la federación vecinal denuncia que en lugares como el barrio de Puente Ladrillo la poda siempre se realiza en mal momento con lo que algunos árboles se encuentran en muy mala situación. Además, en el parque Rojo la falta de mantenimiento ha hecho que la hierba haya brotado en aceras y adoquines.

Finalmente, Fevesa quiso denunciar que, en jardines emblemáticos del centro histórico de la ciudad como el de Calixto y Melibea, a pesar de estar limpio, muchos tipos de plantas como la salvia han desaparecido, algo que le ha hecho perder parte de su encanto. Asimismo, solicitó que el jardín de la calle Gutenberg del barrio del Oeste sea participado por los vecinos del barrio tal y como se ha demandado desde la asociación Zoes.