El Norte de Castilla

El PP rechaza la alegación de Santher de urbanizar sin coste el parque de Garrido

Aspecto actual de la zona en la que se construirá el parque cuando finalicen las obras del aparcamiento subterráneo.
Aspecto actual de la zona en la que se construirá el parque cuando finalicen las obras del aparcamiento subterráneo. / Laya
  • Ganemos tacha de «despilfarro y desfachatez» la decisión del equipo de Gobierno de acudir a otra empresa

Una empresa, Santher, construye el aparcamiento subterráneo y se compromete a urbanizar el parque en su superficie, sin coste para las arcas públicas. Estamos en Garrido, Salamanca, año 2014. Año y medio después, el Ayuntamiento de la ciudad decide modificar unilateralmente ese contrato y ‘liberar’ a Santher de la obra del parque, para licitarla de forma independiente y dar entrada a otra empresa constructora.

Santher alega e insiste en que puede realizar la obra de urbanización del parque sin coste para el Ayuntamiento. Pero dicha alegación es desestimada, la pasada semana, y el equipo de Gobierno se mantiene en su intención de entregar esa obra a otra empresa, la que resulte adjudicataria en la nueva licitación. Proceso que sí tendrá coste para el Ayuntamiento, más de 1,5 millones de euros, según datos aportados ayer por el Grupo Municipal Ganemos.

Este es, en resumen, y de acuerdo a varias fuentes consultadas, el relato de la historia. A partir de aquí comienzan las preguntas. ¿De dónde viene la decisión adoptada por el equipo de Gobierno de encargar la urbanización del parque a otra empresa? Los motivos dados por el alcalde y por el concejal de Fomento siempre se han referido a las mejoras introducidas en el proyecto inicial, mejoras procedentes de las aportaciones vecinales durante un proceso de consultas realizado con los habitantes de Garrido. Ahí encuentra justificación el Gobierno local para este cambio de rumbo en lo que parecía un buen negocio, a coste cero, para el Ayuntamiento.

No obstante, esas mismas fuentes consultadas aseguran que la oferta de Santher en las alegaciones se refería a ese proyecto concreto. Y que, aun así, ha sido rechazada. Incluso se llega a hablar de «usurpación de propiedad intelectual» por parte del Ayuntamiento, ya que los planos y dibujos del parque de Garrido presentados por el equipo de Gobierno como el nuevo diseño son «en realidad los que Santher entregó en el año 2014 con las mejoras introducidas poco a poco», al comienzo de esta controvertida historia, que, todo parece, va a terminar siendo dirimida en instancias judiciales.

El Grupo Popular en el Ayuntamiento respaldó ayer a través de un comunicado la decisión adoptada en el mes de junio de asumir la obra y promover una nueva licitación, para así, señalaron, «dar mayores garantías al proyecto, agilizar los plazos y abrir el proyecto a las propuestas de mejora de los vecinos, dejando a la empresa adjudicataria de las obras la construcción del aparcamiento subterráneo y una parte de las actuaciones en la zona de superficie».

Sin embargo, a día de hoy, y según diversas fuentes, la obra del aparcamiento ya está prácticamente finalizada y todo estaba ya listo para el inicio de los trabajos en superficie. De ahí que no se comprenda ese primer desglosado presentado el martes en la Comisión de Fomento en el que se recogen algo más de 180.000 euros de ejecución material por parte de Santher para la puesta en funcionamiento del aparcamiento.

Y una duda que surge en este punto es qué va a ocurrir con los árboles del parque que se retiraron al comienzo de los trabajos en el subsuelo y que Santher conserva en un vivero. En total, un centenar de ejemplares arbóreos, que deberían trasplantarse de nuevo a su ubicación original en octubre. ¿Se hará cargo de ellos el Ayuntamiento? ¿O la nueva adjudicataria? Poniendo esta historia en cifras, el importe total de la nueva licitación (sumados los gastos generales, el 6% de beneficio de la empresa y el 21% de IVA) es de 1,5 millones de euros, frente a los 926.000 del proyecto original, esto es, la cantidad que iba a sufragar Santher y que ahora deberá entregar, se supone, al Ayuntamiento.

De escándalo y despilfarro tachó ayer el Grupo Municipal Ganemos esta historia. En una comparecencia, los concejales Gabriel Risco y Gabriel de la Mora aseguraron que han solicitado esas alegaciones presentadas por Santher pero que una «orden directa del García Carbayo» impidió que pudieran acceder a dicha documentación, al menos hasta la próxima Comisión de Fomento. Asimismo, reclamaron una certificación de obras realizadas a 20 de septiembre y destacaron algunos puntos del proyecto de urbanización, como el precio de las papeleras, 785 euros cada una, «más de lo que cobran al mes muchos vecinos de Garrido», apuntó De la Mora.

«Estamos ante un nuevo caso de desfachatez del PP en la gestión de los recursos públicos, que se une al caso de las piscinas con la empresa Eulen, al fallido aparcamiento de los Bandos o a la falta de justificación de obras en la ciudad deportiva de La Aldehuela», expresó por su parte Gabriel Risco.