El Norte de Castilla

Nuevo retraso para el parque de Garrido seis meses después de su presentación

    Imagen de la construcción del aparcamiento subterráneo de Garrido, tomada hace unos meses.
    Imagen de la construcción del aparcamiento subterráneo de Garrido, tomada hace unos meses. / Word
    • El Ayuntamiento anuncia ahora la licitación de los trabajos, cuando se va a superar el año de demora en la puesta en marcha del aparcamiento

    Se presentó oficialmente en el mes de febrero, pero no ha sido hasta finales de septiembre cuando el equipo de Gobierno ha dado cuenta a la Comisión de Fomento del proyecto del nuevo parque de Garrido, con vistas a su licitación inmediata. Cabe recordar, asimismo, que allá por aquel mes de febrero, el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, anunció que tanto el aparcamiento subterráneo como el parque en su superficie iban a estar listos para su inauguración «a finales de agosto o principios de septiembre».

    La realidad, sin embargo, ha demostrado ser contraria a los deseos del equipo de Gobierno y entrada ya la segunda quincena de septiembre, las obras en el aparcamiento continúan y es ahora cuando se van a licitar los trabajos en la superficie de lo que será el nuevo parque de Garrido..

    No es este sino un nuevo capítulo en la ya dilatada historia de esta zona de la capital, que comenzó hace un par de años con las protestas de algunos vecinos por la construcción del aparcamiento y la desaparición de lo que había sido un emblemático parque para el barrio de Garrido. El plazo inicial dado en 2014, once meses y medio, se superó ya en octubre de 2015, por lo que nos acercamos al año de retraso en la finalización de las obras del ‘parking’, tiempo que ha afectado a los vecinos del barrio, que han tenido y tienen que soportar los inconvenientes de las obras.

    Y es que, mientras el aparcamiento continúa sin finalizar, el parque continúa sin existir. Las asociaciones vecinales solicitaron al Ayuntamiento en febrero que los trabajos se aceleraran para que el barrio pudiera disfrutar de su zona verde por excelencia en primavera o, a más tardar, verano. También en aquel mes los grupos políticos en la oposición criticaron al equipo de Gobierno por presentar un proyecto públicamente sin haber pasado previamente por las comisiones correspondientes.

    Esos mismos grupos políticos mostraron ayer su sorpresa ante este movimiento y hablaron de «falta de previsión» de equipo de Gobierno por el importante retraso que llevan las actuaciones en Garrido, así como por la modificación del contrato que se realizó con la empresa constructora y que va a llevar al Ayuntamiento a tener que aportar un dinero no previsto inicialmente al hacerse cargo de la urbanización del parque, tarea que, en principio, correspondía a la concesionaria del ‘parking’.

    De hecho, esta repentina aportación municipal se anunció de forma unilateral por el equipo de Gobierno a principios de julio, a través de un comunicado. Entonces ya se supo que aquellla fecha límite fijada por el alcalde en «agosto o septiembre» quedaba en el olvido y se comenzó a hablar de finales de año o principios de 2017 como fecha posible de finalización de los trabajos. Pero teniendo en cuenta que será a finales de septiembre cuando se liciten los mismos, parece harto complicado que incluso ese último plazo pueda llegar a cumplirse.

    Más árboles

    Como ya se anunció hace seis meses por parte del Ayuntamiento, el nuevo parque de Garrido, recogiendo las peticiones y propuestas vecinales, contará con una pista polideportiva, un 14% más de árboles, lo que supone más de 200 ejemplares, 3.000 metros cuadrados de césped, juegos infantiles, una zona de aparatos de gimnasia biosaludable o una fuente lúdica.

    La instalación deportiva al aire libre tendrá una superficie de 24 por 14 metros y permitirá la práctica de diferentes disciplinas, como el baloncesto o fútbol sala, para fomentar el deporte recreativo.

    La fuente lúdica, similar a la instalada en el parque de La Alamedilla, se ubicará en la zona central del parque, que se convertirá en un espacio de reunión y también de celebración de espectáculos porque dispondrá de 1.000 metros cuadrados diáfanos delimitada por un banco perimetral de 100 metros lineales.

    Este nuevo parque aumentará su superficie en casi 900 metros cuadrados, un 13% más que antes de iniciar las obras, y se completará con la instalación de cuatro fuentes de agua potable, 24 bancos de madera y 13 papeleras. En concreto, el parque se ha diseñado como una plaza abierta completamente accesible desde las cuatro calles que lo delimitan: Juan de la Cierva, Ávila, Isaac Peral y Tilos porque el objetivo, explicaron desde el Consistorio, es que sea un «nuevo espacio para el disfrute de niños, jóvenes, padres y abuelos».

    El proyecto se completará con una nueva propuesta de los vecinos para abrir un acceso de tráfico directo al parque desde la avenida de Federico Anaya por las calles Isaac Peral y Los Tilos. Esta actuación mejorará la movilidad en el barrio, afectada estos meses por la construcción del aparcamiento, cuyas plazas, por otro lado, continúan a la venta.