El Norte de Castilla

Ejecutadas las obras de consolidación en el castillo de Miranda del Castañar

    Un momento de las actuaciones.
    Un momento de las actuaciones. / Marjes
    • Las actuaciones afectan al torreón de San Ginés y responden al proyecto aprobado por la comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León

    La propiedad del castillo de Miranda del Castañar ya ha llevado a cabo las obras de consolidación del torreón de San Ginés, según el proyecto aprobado por la comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

    Unas obras que se han ejecutado en el cubo del sur, que tenía la pared interior desprendida, y también se ha revisado la torre del homenaje y «se ha aprovechado para poner unas banderas y para limpiar las letrinas que había dentro del castillo con el fin de hacer un cuarto de baño, para que vean que 5.000 euros dan para esto y para mucho más», señala Isabel Gómez, portavoz de PatriHum Casmi, en referencia a las palabras de la alcaldesa, Encarnación Torija, que en su día señaló que con 5.000 euros no se podría hacer prácticamente nada, apenas reformar un cuarto de baño.

    Las obras se iniciaron en julio, aunque Gómez recuerda que llevaban un año realizando el proyecto, que «ha sido muy complejo porque se ha hecho una base documental exhaustiva con topógrafos, drones y todos los medios técnicos para dar detalle y que sirva en el futuro para tener una buena documentación del castillo». Tras esta primera fase, que era consolidar todos los posibles peligros existentes, que era la actuación presentada a Patrimonio, aún queda mucho por hacer.

    Una vez realizadas las obras, Gómez señala como dato curioso que las paredes son auténtica fortaleza pero las tejas eran «como papel de fumar», por ello, lo que se ha hecho es «quitar las tejas y hacer como un lomo de perro para que las paredes no tengan humedades y estén consolidadas por siglos».

    Las actuaciones las ha llevado a cabo la Asociación PatriHum Casmi y para ello se ha recurrido, «ya que picapedreros en la zona son muy mayores, a unos señores árabes de Ávila que se atrevían con la muralla y que han demostrado que son auténticos artesanos del medievo».

    Próximos pasos

    Según declaraba Isabel Gómez a este periódico, ahora están pendientes de presentar «un proyecto para darle accesibilidad y que el castillo sea visitable». Éste sería el siguiente paso, pero como señalaba la portavoz de PatriHum Casmi, este paso ya supone un desembolso de dinero importante, por lo que esperan que «nos ayuden con subvenciones desde la Administración».

    En otro orden de cosas, y en relación a las declaraciones de la alcaldesa de que desde la propiedad del castillo se querían adueñar de un terreno que no les pertenecía, en referencia a la Cuesta de la Botica que es «propiedad municipal», Gómez ha señalado que en 2013 habían denunciado y notificado en el Ayuntamiento, «pero por lo visto los escritos se han perdido», que ese terreno «era la barbacana del edificio» y que por lo tanto no se podía realizar la actuación que se hizo allí, porque con ello lo que se haría era «taponar la entrada del castillo, que se quemó en el siglo XVI». Por ello, ahora lo que han hecho es limpiar esa zona, desbrozándola. «Lo único hecho ahora ha sido limpieza y consolidación, porque si hay que hacer excavaciones eso es arqueología y hay que contar con profesionales».

    Los comentarios tras las obras, señalaba De Andrés, han sido «muy positivos e incluso se han sorprendido por la colocación de las banderas».