El Norte de Castilla

Ciudad Rodrigo congela sus impuestos para 2017

    Presentación del proyecto.
    Presentación del proyecto. / S. G.
    • El Ayuntamiento ha incluido en la normativa aspectos que no se regulaban hasta ahora como la ocupación de la vía pública para rodajes

    La comisión de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ya ha votado el proyecto de impuestos, tasas y precios públicos para el año 2017, que saldrá adelante en el pleno que se celebrará mañana con el apoyo de los ediles del PSOE, IU y Ciudadanos y que contará con la abstención del PP.

    Como primera nota destaca, tal y como se informó en el día de ayer en rueda de prensa, todos esos tributos que recauda el Ayuntamiento que se congelarán el próximo ejercicio ,por lo que «no suponen ningún incremento para la ciudadanía», concretó el alcalde, Juan Tomás Muñoz. Esta situación es la primera que destacó el concejal de Economía y Hacienda, Manuel Choya, quien también recordó que la medida es posible «a pesar de la ejecución del plan de ajuste de 400.000 euros derivado de la legislatura anterior».

    Si no existen contratiempos de última hora, será Regtsa la encargada, a partir del 1 de enero, de cobrar los impuestos más importantes de Ciudad Rodrigo, como pueden ser el de bienes inmuebles o el de vehículos. Este cambio en el modelo de gestión de los tributos permitirá, por ejemplo, nuevas modalidades de pago y en el caso del IBI se podrá pagar hasta en siete plazos. Choya considera que «esto era una demanda histórica de los contribuyentes y además esperamos una mejora en la recaudación y en la reducción de la morosidad».

    La legislación de Ciudad Rodrigo incorporará a partir de ahora una ordenanza sobre el uso privativo del suelo público para rodajes cinematográficos cuyo precio será de 0,16 euros por metro cuadrado y día con un mínimo de 160 euros al día. De este modo, «se incorpora algo que había necesidad de regular», aunque también es verdad que existirá un importe cero para aquellos trabajos cuyo metraje incluyan una parte significativa de Ciudad Rodrigo o para aquellos cuyos equipos se alojen o residan mayoritariamente en Ciudad Rodrigo.

    Además, se añade una nueva norma que regula las entradas del Teatro Nuevo Fernando Arrabal, en función del caché de la compañía, y otra serie de actividades por las que cobra el Ayuntamiento y no estaban reguladas. En este sentido, el edil matizó que se mantienen los precios y se incorporan bonificaciones, por ejemplo, para mayores de 65 años o estudiantes.

    Por parte de los representantes del equipo de Gobierno se hizo igualmente referencia a que la empresa concesionaria de la ordenanza reguladora del aparcamiento había solicitado en varias ocasiones incrementar el ticket del aparcamiento así como la tasa por la retirada de vehículos. En el primero caso, desde el Consistorio se ha descartado esa posibilidad pero sí que es verdad que se subirá el precio de la grúa pues, tal y como destacó el alcalde, Juan Tomás Muñoz, «no es algo generalizado sino que repercute al protagonista de una infracción».

    Tal y como se había adelantado la pasada semana, se retira de las ordenanzas la parte que afecta a la publicidad en instalaciones deportivas municipales sujetas a convenio y a a partir de ahora, en la comisión mixta correspondiente, deberán fijar con cada uno de los clubes afectados los términos del acuerdo.

    De igual modo, se incorpora una «coletilla», dijo Choya, en la exención del pago por parte de los centros públicos y asociaciones registradas oficialmente de las instalaciones municipales y se amplía a la ciudadanía en general para actividades sin ánimo de lucro.

    El tema de la utilización del Teatro Nuevo Fernando Arrabal o de la Casa de la Cultura siempre ha sido motivo de debate y esta Corporación una de las primeras cosas que hizo fue retirar el pago por su utilización en determinadas circunstancias.

    A pesar de que el Partido Popular se abstuvo en la votación de la comisión de Economía y Hacienda y esa será su postura para el pleno de mañana, el teniente de alcalde, Domingo Benito, insistió en que «algunas cuestiones son fruto del acuerdo» y matizó que «el Grupo municipal Popular quería reservar su postura para el pleno» pero dio a entender que atendiendo a la normativa correspondiente y por la propia insistencia del primer edil y él mismo, en estos órganos es obligado votar a favor, en contra o abstenerse.