El Norte de Castilla

El Ayuntamiento abre una investigación sobre sus 629 inmuebles y 129 solares

    Cuartel de la Policía Local en la avenida de La Aldehuela.
    Cuartel de la Policía Local en la avenida de La Aldehuela. / Word
    • La elaboración del nuevo inventario costará 484.000 euros y obligará a revisar el catastro y las escrituras públicas

    El Ayuntamiento dispone de un potente conjunto patrimonial del que, hasta el momento, apenas han trascendido datos precisos. Las constantes críticas vertidas por la ausencia de un inventario municipal de bienes por parte del grupo municipal del PSOE han obligado al grupo de gobierno del Partido Popular, capitaneado por su alcalde Alfonso Fernández Mañueco, a mover ficha. Ayer mismo, el Consistorio hacía pública la licitación de los trabajos de formación del inventario municipal de bienes y derechos, así como la formación de los inventarios separados del patrimonio municipal del suelo y de vías públicas y zonas verdes. En este último apartado se engloban los diferentes parques y jardines repartidos por la ciudad.

    El presupuesto fijado para este proyecto asciende a 484.000 euros, cuantía que incluye el IVA, y la empresa que resulte seleccionada dispondrá de un plazo de 18 meses para la ejecución del proyecto. El plazo para la presentación de ofertas por parte de todas aquellas empresas que se encuentren interesadas se cerrará el próximo 10 de noviembre, tal como se estipula en las bases de este nuevo concurso público, que se resolverá mediante un procedimiento abierto con varios criterios de adjudicación.Los pliegos de cláusulas administrativas particulares y prescripciones técnicas se pueden consultar desde ayer en la sección del perfil del contratante, en la página web del Consistorio.

    El pliego de prescripciones técnicas ha permitido sacar a la luz el conjunto de bienes que pertenecen al Ayuntamiento. En este sentido, en el pliego se distinguen tres tipos de propiedades. Por un lado, figura el inventario municipal de bienes del Ayuntamiento.En segundo lugar se describe el inventario separado del patrimonio municipal del suelo y, dentro de un tercer bloque, se vislumbra el inventario separado de vías públicas y zonas verdes, es decir, los parques y jardines.

    El desglose numérico de estas tres secciones permite dimensionar en su totalidad el valioso patrimonio del Consistorio.El número de bienes y derechos de titularidad municipal, actualmente identificados e incluidos en los trabajos de formación del futuro catálogo, comprende un total de 629 inmuebles, de los que 617 son urbanos y 12 son rústicos. Posee también 940 muebles de carácter histórico, artístico o de considerable valor económico.Los valores mobiliarios, créditos y derechos de carácter personal de la corporación ascienden a cinco.

    Pero todavía hay más.La red de vehículos del Ayuntamiento es muy amplia y está integrada por 160 unidades. Además, se constata en el pliego de prescripciones técnicas que hay muebles no comprendidos en los anteriores enunciados, que corresponden con los existentes en las dependencias y edificios municipales. También se mencionan en el pliego de forma precisa los bienes y derechos revertibles, cuantificados en un total de 28.

    Un segundo apartado del inventario son los bienes integrantes del patrimonio municipal del suelo, que consta de 129 solares y fincas. Los bienes integrantes del inventario de vías públicas y zonas verdes –el tercer bloque de esta licitación– abarcan 173 parques y jardines, pero también la totalidad de las vías públicas y calles de la ciudad, que ascienden hasta la nada despreciable cifra de 1.756.

    Con todo, en el pliego de prescripciones técnicas se puntualiza expresamente que la referencia al número de bienes y derechos «es meramente informativa, pudiendo el número final ser distinto, sin que ello suponga modificación del contrato ni de las modificaciones económicas y técnicas».

    Actualización

    El objetivo de esta licitación es muy claro, dado que en el pliego de prescripciones técnicas queda expresamente fijado que se pretende «llevar a cabo «la investigación, identificación, comprobación, revisión, actualización y ordenación de los bienes que estén o deban estar contenidos».De hecho, la ejecución de los trabajos por parte de la empresa que resulte finalmente seleccionada se basará, por un lado, en la documentación existente en el propio Consistorio y, por otro, en la investigación y los trabajos de campo que deberá realizar la entidad adjudicataria y que resulten necesarios «para la correcta calificación e inclusión en el inventario de cada uno de los bienes y derechos», todo ello con arreglo a la legislación vigente.

    Para la elaboración de este denso inventario, la empresa adjudicataria tendrá que analizar minuciosamente el inventario de bienes y derechos existente en la actualidad en la corporación, las certificaciones y la relación de datos catastrales, las escrituras públicas, los contratos de gestión y servicios, las concesiones administrativas, los acuerdos de cesión y los convenios suscritos.También estará en la obligación de examinar, tal como quedará marcado en el contrato de adjudicación, los planes parcelarios de fincas urbanas y rústicas, el Plan General de Ordenación Urbana, el callejero municipal y la información registral.

    Otra actividad que desplegará la empresa adjudicataria consistirá en el desarrollo de «una investigación patrimonial de los bienes y derechos municipales a través del catastro, el registro de la propiedad y otros registros y fuentes de información», que culminará con la redacción, la configuración y la entrega de un proyecto de inventario completo y actualizado.

    Un trabajo de campo, la recopilación de información, la verificación, la catalogación y la configuración de fichas, la valoración de los bienes y la entrega de la documentación pertinente que refrende la información confeccionada serán los ejes que marcarán la actuación de la empresa adjudicataria.

    Desde las filas socialistas, sin embargo, se recuerda que el Ayuntamiento llevaba «20 años sin inventario y desconociendo los bienes patrimoniales que tiene que administrar», según desvela su portavoz municipal José Luis Mateos en su página web. El edil socialista recalca que ninguno de los equipos de gobierno del PP, tanto durante la etapa de alcalde de Julián Lanzarote como en la actual bajo la gestión de Alfonso Fernández Mañueco, «ha cumplido con esta obligación legal» y el último inventario municipal que se confeccionó en el Consistorio fue el que elaboró Jesús Málaga durante su etapa de alcalde.

    Finalmente, la insistencia socialista doblegó los recelos del PP. De esta forma, en la Comisión de Contratación del pasado 19 de julio los populares aprobaron el expediente de contratación de los pliegos para elaborar el inventario municipal.

    Los socialistas consideran que el inventario de bienes municipales es un documento básico para poder gestionar y administrar la ciudad, sobre todo en áreas tan importantes como la urbanística. «Difícil poder gestionar y administrar algo, en este caso bienes patrimoniales, cuando se desconoce su situación y los derechos y obligaciones que se tienen sobre ellos», subraya el portavoz municipal del PSOE.