El Norte de Castilla

El VIII Centenario se publicitará en latas, botellas, tetrabricks, cajeros y furgonetas

El vicerrector Mariano Esteban posa junto al logotipo ideado por Barceló para el VIII Centenario.
El vicerrector Mariano Esteban posa junto al logotipo ideado por Barceló para el VIII Centenario. / Word
  • La Universidad de Salamanca contempla un amplio abanico de soportes para el uso del logotipo conmemorativo

El rupturista artista mallorquín Miquel Barceló, quien irrumpió a comienzos de la década de los 80 del pasado siglo encarnando los nuevos vientos que soplaban en las órbitas del incipiente universo artístico nacional, engendrado por la postmodernidad, la nueva ola y la posteriormente manoseada movida, será la referencia internacional de la Universidad de Salamanca con motivo de la celebración en el año 2018 de los ocho siglos de la fundación de la prestigiosa institución académica. Todo esto –el logotipo de Barceló y su uso como sello indiscutible de la magna efeméride– es público y notorio desde el año pasado y las autoridades académicas de la Usal han insistido en ello en numerosas ocasiones, haciendo gala del compromiso del pintor y escultor balear con el colosal acontecimiento universitario.

Sin embargo, hasta el momento no había trascendido entre la opinión pública el particular uso y la regulación específica para el empleo de dicho logotipo. Estos aspectos ya están plenamente definidos y se encuentran delimitados en la denominada Guía Básica para la Aplicación de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo, que fue aprobada por la Comisión Ejecutiva del VIII Centenario meses atrás en una de sus periódicas reuniones en la sede del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en la capital de España.

Dicha guía se desglosa en varias secciones, como una guía específica para la aplicación gráfica del sello conmemorativo del acontecimiento, que pretende mostrar la normativa prevista en este sentido, de forma que se pueda construir una identidad sólida y coherente para el solemne acontecimiento. Otro de los subapartados de la guía es el manual corporativo de uso y aplicación de la marca para personas o entidades que incurran en gastos de publicidad y propaganda referidos a la efeméride.

Según se reseña expresamente en dicha guía, en el caso de que un colaborador del VIII Centenario contrate con terceros vehículos como soporte publicitario de una campaña, deberá incluir el sello de la efeméride –el logotipo de Barceló– ocupando como mínimo el 10% de la base del espacio publicitario. En objetos de merchandising –gorras, camisetas, bolígrafos– que incluyan publicidad de un colaborador del 2018, el sello tendrá la misma presencia que el logotipo del colaborador. Si son banners, el sello deberá ser del mismo tamaño y mantenerse en plantilla al mismo tiempo que el logotipo del anunciante.

La guía regula la presencia del sello de Barceló en vallas y marquesinas, debiendo situarse en el margen inferior izquierdo siempre que sea posible. El tamaño mínimo de aplicación del sello en las mismas será de un 10% del ancho del formato. Otro tanto sucederá si la Usal opta por emplear como soporte banderolas, cartelería y lonas, debiendo ubicarse el sello en el margen inferior izquierdo siembre que sea posible. En las banderolas dobles podrá colocarse el sello únicamente en una de las dos caras y, en todos los casos, ocupará un mínimo de 10% en la base del formato.

Catálogos, revistas y folletos son otros soportes que podrán ser manejados para difundir los ocho siglos de la fundación del Estudio a escala nacional e internacional. De hecho, el manual corporativo de uso y aplicación de la marca distingue entre dos tipos de soportes. Uno comprende aquellos cuya única finalidad es la publicidad y el otro agrupa a los soportes cuyo principal propósito es distinto del publicitario.

En el primer bloque se mencionan vías de publicidad como la televisión, la prensa, las revistas, la radio, los folletos, los catálogos, los encartes, los mailing, las vallas y las marquesinas. También dentro de esta etiqueta se agrupan otras herramientas para hacer visible el VIII Centenario, como son las bandoleras, las cartelería, las lonas, los estands en ferias y eventos deportivos, los puntos de información, el merchandising, el marketing directo, los productos comerciales de distribución empresarial y los banners.

Cada una de estas opciones va acompañada de una descripción pormenorizada a la hora de incorporar el sello. Se plantea, por ejemplo, que los folletos y los catálogos deberán tener una tirada mínima de estos soportes publicitarios de 500.000 ejemplares anuales, figurando la frase informativa del acontecimiento.

En el caso de la prensa, por ejemplo, el logotipo contará con un ancho mínimo de 35 milímetros para una página y 30 milímetros para media página, ocupando como mínimo un 10% de la base del anuncio.

Las posibilidades que otea la Usal para propagar el VIII Centenario son inmensas y abarcan desde latas, botellas y botellines hasta envases alimentarios. En los tetrabricks grandes, con capacidad de un litro, el ancho del logotipo será como mínimo de 30 milímetros y en los pequeños, de 20 milímetros.