El Norte de Castilla

La prevención está en el agua

Juan Manuel Corchado durante la inauguración de la jornada de Geología Médica en la facultad de Ciencias Químicas.
Juan Manuel Corchado durante la inauguración de la jornada de Geología Médica en la facultad de Ciencias Químicas. / Laya
  • La jornada sobre Geología Médica incide en la importancia del termalismo en la salud. Los expertos de esta disciplina que afecta a varias áreas tratan también sobre la presencia de arsénico en la cuenca sur del Duero

Ya lo dijo Hipócrates, la salud humana está también condicionada por el ambiente en el que se ha vivido y se vive. Y como ambiente se entiende la propia naturaleza, que con sus elementos químicos influye directamente en sus moradores. No es lo mismo vivir cerca del mar, por ejemplo, donde el yodo está presente constantemente, que tierra adentro. De este tipo de cuestiones se ocupa la Geología Médica, una materia multidisciplinar que ayer celebró su primera jornada a nivel nacional en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Salamanca.

Inaugurada por Juan Manuel Corchado, vicerrector de Investigación y Transferencia de la Usal, la jornada contó con la presencia de varios expertos y sirvió como presentación del Capítulo Español de la Sociedad Internacional de Geología Médica. Laura Börgel Aguilera, de la Universidad de Chile y miembro del comité ejecutivo de esa sociedad internacional, pronunció la conferencia inaugural que versó sobre la importancia de la evaluación de riesgo toxicológico de metales pesados para la toma de decisiones en salud ambiental. A continuación tomó la palabra Rosa Meijide, de la Universidad da Coruña, quien ofreció una amena charla sobre el uso médico de las aguas minerales y productos termales.

Y es que más allá del componente lúdico que impregna a las estancias en los balnearios, los expertos en Geología Médica quieren potenciar su utilización dentro de la llamada ‘Medicina Preventiva’. «La Organización Mundial de la Salud ya ha reconocido al termalismo y a la hidroterapia como actividades importantes en la prevención de enfermedades», explicó Meijide. Y no sólo en ámbitos como el dermatológico, el más común en estos menesteres, sino también en Traumatología. «Las aguas termales, en concreto las sulfuradas, tienen un claro efecto antiinflamatorio, antioxidante y antievejecimiento», remarcó la experta.

En España existen en la actualidad 113 balneario y 102 villas termales, según datos del Observatorio de Termalismo, pero estamos aún lejos de la cultura de aguas termales que existe en otros países, como Alemania, donde 18 millones de personas al año acuden a los balnearios.

De ahí que los expertos en Geología Médica se esfuercen en promocionar el uso de las aguas termales, en especial ante una población envejecida como es y será la española y europea.

La Geología Médica afecta también a ámbitos como las aguas envasadas, en sus diferentes variedades, y a los acuíferos y aguas subterráneas. Por ello, la tarde de la jornada celebrada ayer en la facultad de Ciencias Químicas se dedicó a la presentación del proyecto HidroGeoTox, sobre factores que controlan la distribución de arsénico y otros elementos traza asociados en el sur de la cuenca del Duero. Un grave problema que afecta a varios municipios de la provincia, en los que se ha tenido que recurrir a camiones cisterna para el abastecimiento.