El Norte de Castilla

Broche de oro con sabor a paella en Valdefuentes de Sangusín

    La carpa instalada en la plaza se llenó de mesas en las que los vecinos compartieron su plato de paella.
    La carpa instalada en la plaza se llenó de mesas en las que los vecinos compartieron su plato de paella. / Elena Gómez
    • Los vecinos despidieron sus fiestas patronales con la comida de confraternidad para unas 400 personas

    El sol volvía a calentar ayer con fuerza en el valle del Sangusín, dando los últimos coletazos del verano, quizá para animar a los vecinos de Valdefuentes a disfrutar de su último día de las fiestas patronales en honor a la Virgen del Carrascal.

    Protegidos del astro rey en la gran carpa instalada en la plaza del pueblo, unas 400 personas –entre vecinos de Valdefuentes de Sangusín, veraneantes y amigos llegados desde pueblos cercanos– compartieron mesa y comida, participando en la paellada popular que puso el broche de oro, con el mejor sabor, a estos festejos.

    Cabe destacar que, como novedad, este año el Ayuntamiento sacó los tíquets de la comida en venta anticipada y a un precio más reducido. El objetivo de esta medida era, precisamente, que todos los vecinos pudieran tener su plato de comida pero que, a la vez, no sobrara mucho, con el fin de no desperdiciar los alimentos ni pagar más de lo necesario. Así, aunque ayer aún se podía adquirir el tíquet para la comida en el mismo lugar donde se celebró, apenas una decena de personas lo hicieron, puesto que el resto ya lo tenía de manera anticipada.

    Una larga cola de vecinos se formó delante de la mesa donde se repartían los platos, los cuales podían coger ellos mismos, dejando previamente la mitad de su tíquet en manos de los miembros del Ayuntamiento, que con una caja iban recogiendo los mismos para tener un control de las raciones. La otra mitad del tíquet se gastó al final de la comida, al recoger un trozo de tarta de chocolate que dejó un buen sabor de boca a todos los presentes. El pan y la sangría –o los refrescos– completaban el menú que se ofrecía ayer en Valdefuentes de Sangusín para despedir estos festejos en honor a la patrona que han llenado de actividad el pueblo durante cuatro intensas jornadas.