El Norte de Castilla

Juan Manuel Ballesta realza en su pregón la historia de Valdefuentes

    El pregonero y las autoridades provinciales y de la zona posan junto a los vecinos.
    El pregonero y las autoridades provinciales y de la zona posan junto a los vecinos. / Elena Gómez
    • El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de los Arrieros en la Sierra de Francia y Entresierras abrió las fiestas

    La historia de Valdefuentes de Sangusín quedó ayer realzada y puesta en valor durante el pregón de Juan Manuel Ballesta, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de los Arrieros en la Sierra de Francia y Entresierras (Acasife), quien en su labor de investigación sobre el conocido como Camino de los Arrieros, pudo estudiar también el pasado de esta localidad de la que «me sorprendieron sus tesoros».

    Tesoros que empiezan por el asentamiento de los primeros vecinos «de cerca de unos 4000 años, poco más o menos, de antigüedad» y que continúan con «la estela menhir bellamente decorada y bien definida, de la edad del bronce, y descubierta en los años 70 del siglo pasado, en las inmediaciones del río Sangusín en el término de Valdefuentes», que tal y como recordó Ballesta, que con sus palabras abrió oficialmente las fiestas, se encuentra actualmente en el Museo de Salamanca.

    «Y qué decir de ‘El Cabezo del Villar’, que todos conocéis, mudo testigo de un pasado cargado de historia y leyendas, pues fue primitivo asentamiento de romanos y visigodos, pueblos de los que, también, se han encontrado diversos restos arqueológicos», prosiguió el pregonero, realzando la importancia de este lugar donde se encontró la imagen de la Virgen del Carrascal, patrona de Valdefuentes a la que celebran estos días, y donde está situada su ermita y la plaza de toros, que desde el Consistorio intentan declarar Bien de Interés Cultural.

    La importancia de Valdefuentes como lugar de cruce de caminos también fue resaltado en el pregón de Ballesta, quien señaló que el pueblo se encontraba en pleno Camino de los Arrieros, ruta que ahora pretenden volver a poner en valor desde su asociación. Esta situación privilegiada hizo que Valdefuentes se convirtiera en un punto de referencia para comerciantes, trashumantes y peregrinos, recordaba el pregonero, quien invitó a todos a disfrutar de las fiestas y a que «pongamos cada uno, en la parte que nos corresponda, todo nuestros esfuerzo y cariño, para que esta tierra no se olvide, y para que sigamos haciendo comarca».

    A las palabras del pregonero, que acabó con los tradicionales vivas a las fiestas, el pueblo y la patrona, prosiguió el nombramiento del rey y la reina de las fiestas, cargo que este año recayó en Daniel Moreno y Miranda Moreno.

    Además, el alcalde, Manuel Sánchez, que se dirigió a los vecinos agradeciendo la colaboración especial de este año con las fiestas y animándolos a seguir «arrimando el hombro» en un futuro; se encargó de presentar a las peñas de Valdefuentes que, seguidamente, disfrutaron de una animada y larga noche al ritmo de la música de la orquesta Hechizo.