El Norte de Castilla

Participar en premios morfológicos es una acicate para mejorar el ganado

María Concepción González y José Castedo, presidente de la asociación nacional.
María Concepción González y José Castedo, presidente de la asociación nacional. / J. H.
  • La Asociación Española de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Castellana tiene como reto incrementar la prolificidad ovina

Uno de los concursos morfológicos de ganado selecto llevados a cabo durante la feria agropecuaria fue el de Ovino de Raza Castellana. El mismo únicamente tenia por misión valorar el aspecto externo de las ovejas de esta raza de las que las hay blancas y negras. Además este ganado destaca por su rusticidad y por su potencial en extensivo, según explicó para estas líneas María Concepción González, directora técnica de la Asociación Española de Criadores de Ganado Ovino de Raza Castellana (ANCA). En dicho concurso, que este año registró su XXVI edición, se tiene en cuenta que el ganado no tenga defectos y otros aspectos conocidos y valorados por los expertos. El jurado estaba formado por la veterinaria María Concepción Miguélez Simón y por el ganadero salmantino de Sardón de los Frailes, Jesús María González.

El concurso, para los ganaderos, es una excusa para continuar trabajando en la mejora genética, aunque según la directora técnica, el reto de la asociación nacional no es que sean bonitos, sino «la prolificidad de las hembras», es decir, la media de lechones nacidos totales por parto. Los ganaderos que pertenecen a la asociación tienen, entre otras ventajas, la de obtener una prolificidad más elevada que el resto. La media de la asociación es de 1,3 lechones por parto. Lo que quiere decir que algunos ganaderos no llegan a 1,3 y otros lo superan. En el dato general se registran un 33% de los partos de 2 lechones y un 61% de a un lechón. Desde la asociación, el reto principal es alcanzar una prolificidad media de dos lechones por parto, según explica María Concepción González. Este es el objetivo que va en consonancia con la misión de cada explotación ganadera de oveja castellana, que está destinada a la producción de lechones, que tienen una media de 25 días.

En la feria de Salamanca se pueden ver 109 animales de 28 lotes, más otros cuatro que no participaron en el concurso.

La venta del ganado expuesto está asegurada, según la directora técnica de la raza Castellana, aunque muchas veces, se produce después de concluido el certamen, gracias a los contactos conseguidos durante los días de exposición del ganado.

El presidente de la asociación nacional de Raza Castellana, José Castedo, destaca que cuentan con 81 ganaderías asociadas, con alrededor de 55.000 ovejas.

Los ganaderos que confían en esta raza, se benefician de las ventajas de la misma, pues se trata de una oveja muy rústica, «es extensiva, por lo que aprovecha mucho el campo», explica María Concepción González, además este gusto por estar pastando en campo abierto, por parte de esta raza de oveja, hace que produzca unos lechones únicos en sabor y en calidad. En opinión de María Concepción González, los lechazos de raza Castellana son los más ricos, pero considera que eso lo debe valorar cada comensal.