El Norte de Castilla

«Salamaq es la feria de referencia para una cooperativa como Copasa»

Víctor Rodríguez, gerente de Copasa.
Víctor Rodríguez, gerente de Copasa. / Word
  • Víctor Rodríguez / Gerente de Copasa, La cooperativa sigue ampliando el abanico de servicios que ofrece a los ganaderos y agricultores de Salamanca

La cooperativa avícola y ganadera Copasa será una de las sociedades con presencia en la feria agropecuaria Salamaq, su gerente, Víctor Rodríguez, afirma que esta feria, a la que acuden por décima edición consecutiva, es un perfecto escaparate para que la gente del sector agroganadera conozca cuáles son sus servicios.

- Copasa volverá a estar presente, un año más, en Salamaq, ¿qué objetivos se han marcado para esta feria?

–Para Copasa, que es ya veterana en el mundo del cooperativismo agrario, pues este año celebramos el 65 cumpleaños, Salamaq es la feria por excelencia y de referencia, ya que nuestro ámbito de trabajo es fundamentalmente la provincia de Salamanca y nuestra actividad principal facilitar a las explotaciones agropecuarias los productos y servicios que necesitan, principalmente piensos para vacuno, porcino y ovino. Este año es el décimo que, de manera ininterrumpìda acudimos con stand propio a la feria, y el objetivo más importante es que los socios de la cooperativa tengan un lugar propio, de encuentro, donde se sientan bien representados y aquellos agricultores y ganaderos que no lo son, puedan conocer de cerca qué actividades y servicios despliega la cooperativa y pueda incorporarse para beneficiarse de todo ello.

–¿Cuál es la situación actual de su sector? ¿Cómo se presentan los próximos meses?

–El año 2016 presenta distintas versiones, según de qué sector ganadero o agrícola hablemos. En general, sí se puede decir que climatológicamente es un año hasta ahora excepcional, pues una primavera lluviosa ha permitido obtener una gran cosecha de cereales de invierno, y una abundante producción de pastos y forrajes. En lo que se refiere a política agraria, ha supuesto, ya desde el pasado 2015 la consolidación de las ayudas europeas PAC, garantizadas hasta 2020, aunque los importes han sufrido una reducción progresiva. Por sectores, los precios acompañan en porcino ibérico, y el vacuno de carne, y sin embargo no se cubren costes en ovino de carne y en el vacuno de leche, que atraviesa una crisis especialmente dolorosa. En la agricultura, la buena cosecha permite enjugar en parte los bajos precios que percibe el agricultor por sus productos.

–¿Copasa sigue trabajando en la misma línea o cuenta con novedades y nuevos proyectos?

–Mantenemos nuestra línea de actividad y trabajo, aunque consolidando y ampliando el abanico de servicios que prestamos a los agricultores y ganaderos de Salamanca. Concretamente, el día 1 de julio comenzamos con la construcción de una nueva fábrica de piensos para animales, ubicada en la misma parcela donde asienta la fábrica actual, lo que nos permitirá a finales de 2017 multiplicar por cuatro la capacidad productiva y por tanto llegar a más ganaderos y con mayor fuerza.

En esta línea, en los últimos años, hemos desplegado una serie de servicios al socio, como son: La comercialización de vacuno y ovino de carne, la prestación de servicios veterinarios, el suministro de gasóleos y otros insumos, venta de fertilizantes para forrajes y el asesoramiento y contratación de seguros, tanto del ramo agrario, como del general.

–¿Qué dificultades encuentran actualmente las cooperativas, en general, y los agricultores / ganaderos en particular?

–El cooperativismo no es fácil en España, y en particular en Salamanca, donde el ganadero y agricultor están acostumbrados a trabajar de manera independiente, sin embargo, conforme las ayudas y sus márgenes de explotación se reducen de manera individual, y es necesario ganar tamaño y tecnificar la producción, se hace más necesario y conveniente su integración en estructuras que, como las cooperativas les permiten dotarse de los mejores productos y servicios, y al mejor precio del mercado, ya que son sus propias empresas.

El mundo agrario, como cualquier actividad empresarial, tiene sus problemas y limitaciones, tanto económicas, como políticas, climatológicas, ambientales, etcétera, pero sí es cierto que quizá es, por su apego a la tierra, el sector que mejor está resistiendo la crisis económica, y tiene perspectivas, debido a la gran calidad de nuestras producciones, y a la actividad productiva y exportadora de las empresas, y por tanto, un gran futuro por delante.