El Norte de Castilla

«Primero debemos hacer ciencia, y después está ya la política»

    Paul Nurse, poco antes de su intervención.
    Paul Nurse, poco antes de su intervención. / Manuel Laya
    • Paul Nurse - Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2001

    • Reclama una «apuesta decidida por la ciencia» que se refleje en un aumento de la inversión

    The Francis Crick Institute ha abierto sus puertas en este año 2016 en Londres, cerca de la estación de St. Pancras. Con un plantilla de 1.250 científicos e investigadores y un presupuesto de 100 millones de libras, recibe el sobrenombre de ‘La catedral de Sant Paul’ en honor a su integrante más brillante, Sir Paul Nurse, premio Nobel en Medicina y Fisiología en 2001 por sus descubrimientos de las proteínas moleculares que controlan la división de las células. Nurse inauguró ayer en Salamanca la 39ª edición del Congreso de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular. Antes de iniciar su disertación sobre el mismo tema que le dio el Nobel -el control del ciclo celular que permite la división y duplicación del ADN-, el científico presentó ante los asistentes –en su mayoría jóvenes científicos- el logotipo del Instituto Francis Crick, y se mostró encantado de estar, «una vez más», en Salamanca, pese al fuerte calor de estos días, que no pasó desapercibido para un británico.

    Nurse fue la gran estrella de una inauguración que contó con la presencia de autoridades como el presidente de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular, Federico Mayor Menéndez. En su turno de intervención, Mayor hizo un alegato a favor de una mayor presencia de los científicos en la sociedad. «Primero debemos hacer ciencia, y después política», afirmó, recordando precisamente uno de las frases más renombradas de Sir Paul Nurse. En una mesa en la que se utilizaron sin problemas tanto el español como el inglés, el presidente de la SEBBM reclamó una «apuesta decidida por la ciencia» que se refleje en un aumento de la inversión y «en una reforma profunda de la universidad española para orientarla hacia la investigación y el desarrollo». Federico Mayor Menéndez, a punto de dejar su cargo como presidente de la SEBBM, también pidió a los jóvenes científicos que sean arriesgados y den un paso al frente para que la ciencia pase al primer plano de la actualidad. «Hay que atreverse, asumir responsabilidades y ser ambiciosos», alentó, no sin antes recordar la conocida frase de Miguel de Unamuno: «hay que ser padres de nuestro porvenir y no hijos de nuestro pasado».

    El acto de inauguración contó también con la presencia del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado y del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en cuanto a representación política. Como anfitrión actuó Juan Pedro Bolaños, del Instituto de Biología Funcional y Genómica de la Universidad de Salamanca y presidente del comité organizador del congreso. Un encuentro que ha reunido en la capital del Tormes a más de 800 personas y que es, desde el punto de vista de la biomédica, el más importante de España. Así lo explicó Bolaños antes de comenzar con la inauguración en la que también participaron María Ángeles Serrano, vicerrectora de Internacionalización de la Universidad de Salamanca, y Javier Sánchez Herencia, del Centro Superior de Investigaciones Científicas.