Especial visión de los matices de la luz

El diputado de Cultura, Julián Barrera, junto al Rafael Carralero Carabias, en La Salina.
El diputado de Cultura, Julián Barrera, junto al Rafael Carralero Carabias, en La Salina. / Ical
  • La Salina acoge el trabajo del pintor zamorano Carralero Carabias con ‘Vibrations’

El pintor zamorano Rafael Carralero Carabias, hijo del afamado artista leonés Rafael Carralero, presentó ayer su particular visión de «los matices y las variaciones de la luz» con la exposición ‘Vibrations. Elogio de la luz’, una muestra compuesta por 26 cuadros de los que 23 se enseñan por primera vez, de forma inédita. Se trata de la la primera exposición de Carralero Carabias en la sala de exposiciones La Salina de la Diputación provincial de Salamanca.

Carralero Carabias recoge en su nueva obra las influencias recibidas de la pintura española, americana, pero principalmente francesa, en un proceso «sin planificación, que ha ido surgiendo con libertad» y en el que asume reminiscencias del jazz, en una relación de pintura y música que afirmó fue «chocante pero complementaria» y en la que la luz, diferente en la Valencia mediterránea donde compuso la obra entre 2012 y 2015 de la de las tierras de La Armuña salmantina y castellana, «referente» que siente «casi» como su «tierra», adquiere plena importancia.

En la presentación de la exposición también participó el diputado de Cultura de la Diputación de Salamanca, Julián Barrera, que recordó la pertenencia de Carralero Carabias a una estirpe de artistas de la que dijo «más que una famlia, son una profesión, una forma de sentir la pintura», y que destacó la invitación del artista al espectador para que se acerque «a la claridad del Mediterráneo desde la perspectiva de quien ha nacido en el interior».

Barrera destacó no solo el color, sino la «emoción de las naturalezas abstractas» que demuestran «la madurez de la obra frente a la juventud del autor». Una obra en la que, expuso, «hay poesía, imaginación, color y música», de manera que Carralero Carabias hace «que hablen los cuadros», recordando el «romanticismo frío de Klimt» y que buscan, según afirmó el diputado de Cultura parafraseando a Stendhal, «la belleza como promesa de felicidad».

Trayectoria

Rafael Carralero Carabias (Zamora, 1977) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, donde además fue docente e investigador del programa de Doctorado. Gracias a la Beca del Programa de la Comunidad Europea, realizó parte de sus estudios en el College of Art ‘Heriot-Watt’ de la Universidad de Edimburgo. Es Premio Nacional Fin de Carrera de Educación Universitaria en los Estudios de Bellas Artes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Realizó posteriormente una estancia en París para estudiar la pintura de los siglos XIX y XX, tras lo que obtuvo en 2003 la Beca de Investigación FPU en el Departamento de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, donde obtuvo el Doctorado y desarrolla su labor docente e investigadora.

Anteriormente a la muestra que se exhibe desde ayer en Salamanca, expuso de manera individual en Castilla y León en el Palacio Los Serrano de Caja Ávila en 2004, en la Galería Adora Calvo de Salamanca en 2007 y en las salas de exposición de Caja España en León y Zamora en 2009.