La Salchichería se hace más cultural

Una de las experiencias a impulsar es la cata a ciegas para fomentar el producto de la tierra.
Una de las experiencias a impulsar es la cata a ciegas para fomentar el producto de la tierra. / WORD
  • Este emblemático edificio del barrio del Oeste se prepara para su primer aniversario y se reconvierte para tener mayor apertura

La emblemática Salchichería de plaza del Oeste se reconvierte para acoger eventos empresariales y para fomentar el producto sobre todo alimentario de la provincia.

El giro que se va a dar a este conocido establecimiento del barrio de moda salmantino consiste en la retirada del espacio coworking de su segundo piso para dedicar todo el espacio al fomento cultural y de diversas iniciativas empresariales.

La reconversión ya se ha iniciado con el cierre de este espacio de trabajo compartido en el último día del mes de julio, su puesta a punto durante el mes de agosto y el nuevo enfoque a partir de septiembre.

Y es que el barrio del Oeste es el barrio de moda de Salamanca y gran parte de la culpa de este éxito lo tienen sus vecinos pero sobre todo la famosa asociación vecinal Zoes. Su mediática y llamativa galería urbana, su espíritu «bohemio» pero sobre todo una conjunción de elementos creados por personas afines ha hecho de esta zona un nicho floreciente de iniciativas marcadas por un tamiz original.

La salchichería como bar, centro cultural y hasta el mes de julio como espacio coworking es uno de los alicientes que enriquecen esta zona urbana de Salamanca. Además este establecimiento hostelero y cultural de cuatro plantas es un punto de referencia que en la zona todos conocen.

Desde que abrió sus puertas el pasado año una de sus líneas maestras ha sido el apoyo a Zoes pero también el impulso de la cultura en cualquiera de sus expresiones. El edificio de la Salchichería en sí tiene una magia peculiar y una historia, pues se trata de un inmueble protegido, fue construido en el año 1943 y es de estilo postradicionalista. Hasta el año 2005 fue una salchichería, explica el representante de la actual Salchichería, Gustavo Merlo.

Distribución

En la planta baja que actualmente acoge el bar se encontraba el despacho de salchichas y ultramarinos. En el sótano estaba la cámara y en la actualidad cuenta con una pequeña sala de exposiciones que ha acogido varias muestras de arte.

Para entrar a la primera y segunda planta hay que hacer uso de otra puerta, que era la antigua vivienda del salchichero. A la misma se entra por un hall que también sirve de espacio público, pues en el mismo se encuentra la escalera y un hueco del ascensor, pero sin este vehículo para subir y bajar plantas, con lo que el hueco del mismo es usado como espacio expositivo vertical o bien como pequeño escenario para atrevidos músicos que hay querido actuar en el mismo, mientras el público podría admirarlos por ejemplo desde la escalera o desde los pisos de arriba.

El primer piso, es un espacio diáfano, que conserva el antiguo enlosado de la vivienda original del salchichero. Se trata de un espacio abierto y luminoso destinado a cualquier tipo de evento, por ejemplo teatro, música, presentaciones de libros y obras literarias. La segunda planta, que acogía el coworking, era un espacio usado de sobrado por el salchichero, es decir un área no habitado usado de almacén.

A partir de agosto lo que era el espacio reservado para coworking será una planta más del «proyecto con fuerte vocación cultural», como el que nació en sí la Salchichería.

Entre otras cosas permitirá a los visitantes «pasear libremente por todo el edificio», además hará posible un enfoque más «emprendedor» de la Salchichería, pues este lugar podrá ser usado para actividades empresariales como por ejemplo una cata a ciegas, con el fin de dar conocer los vinos de la provincia de manera divertida u otra propuestas para promocionar los productos de la tierra.

Además su nuevo enfoque coincidirá con su primer aniversario que celebrarán en octubre.