Orinar de pie ya no es solo cosa de hombres

Juan Carlos Cortés, creador del facilitador urinario femenino.
Juan Carlos Cortés, creador del facilitador urinario femenino. / Word
  • El bejarano afincado en Ciudad Rodrigo Juan Carlos Cortés inventa un facilitador urinario para la mujer que empieza a comercializarse esta misma semana en la tienda Mímame

Comercializar de forma fácil y barata un utensilio para ayudar a las mujeres a hacer aguas menores. Este es el objetivo que tiene la actividad empresarial puesta en marcha por Juan Carlos Cortés, creador del facilitador urinario femenino.

Pips Woman es la marca bajo la que este bejarano afincado en Ciudad Rodrigo ha decidido comenzar a vender este invento que ha protegido incluyéndolo en el registro de Modelos de utilidad.

Se trata de un producto higiénico que consiste en un dispositivo plegable y desechable, adaptado anatómicamente al cuerpo femenino, que permite la evacuación de la orina de manera erguida, facilitando la práctica en aquellos momento en los que no existen condiciones adecuadas.

Su uso está concebido para que las mujeres se puedan proteger de infecciones por el uso de baños poco higiénicos. Esto suele ser muy común en bares, discotecas, festivales o conciertos, donde este nuevo facilitador hará que la mujer evite la exposición a estos riesgos.

Quizá este sea el uso más intensivo para el que este nuevo invento está concebido, pero no sólo éstas serán sus utilidades, pues es ideal para su uso después de ciertas intervenciones quirúrgicas, algunos problemas de salud, procesos de posparto y casos de embarazo. Además entre las funciones que enumera Cortés para su invento, hay, «mujeres mayores con problemas de movilidad; mujeres embarazadas, con hernias o con problemas al sentarse o acuclillarse; y para llenar muestras con orina sin problemas, esfuerzos y sin mancharse las manos.

Al tratarse de un objeto concebido para una cuestión tan íntima, muchas mujeres evitan aportar su opinión y otras personas simplemente se lo toman a broma. Pero Juan Carlos Cortés confía en este producto, por la utilidad del mismo y quiere ponerlo en venta a dos niveles. Uno en pequeños negocios como estaciones de servicio, perfumerías, tiendas de alimentación, chiringuitos de playa, kioscos,.. Por otro lado, está intentando que se comercialice en grandes superficies.

Este emprendedor, con formación en Administración de Empresas, siempre vinculado al mundo de la publicidad, recuerda que tuvo la idea hace aproximadamente cinco años, cuando «buscaba algo diferente al resto», entonces se le ocurrió, «una forma de darle seguridad a las mujeres en ciertas situaciones». «Se nos ocurrió que las mujeres pudieran hacer pis de pie», indica.

La idea se quedó en pausa durante tres o cuatro años, hasta el pasado año en que Cortés empezó a darle vueltas de nuevo y se puso en contacto con la Cámara de Comercio de Salamanca. Poco a poco fue mejorando la idea y a través de la Cámara presentó la solicitud de modelo de utilidad en septiembre del año 2013. Estuvieron esperando un año y tras dos o tres meses realizando modificaciones en este producto, lo fabricaron y empezaron a venderlo desde finales del pasado año 2014.

En este momento el facilitador está en fase de comercialización y de publicidad. El Pips Woman ya se puede comprar en la Comunidad Valenciana, en Barcelona, Castilla y León, Asturias, Galicia y Andalucía. En Salamanca se empieza a comercializar a partir de la semana que viene en la tienda Mímame.

La idea de Juan Carlos Cortés es que este facilitador femenino esté disponible en toda España en el menor periodo de tiempo posible. Su intención es que en el verano se pueda comprar en cualquier parte de la nación. Esta tarea es dura pero no difícil, en opinión de Cortés, ya que anota que, «a las mujeres en un primer momento les da reparo usarlo, pero cuando comprueban su comodidad vuelven a comprarlo». «La idea es que todas las mujeres tengan un Pis Woman en su bolso, aunque en ningún momento pretendemos querer decir que sea más cómodo para las mujeres hacer pipi en pie que sentadas». En este sentido, a Cortés no les gusta que se vincule su producto con el hecho de querer cambiar el hábito más cómodo, sino de facilitar en situaciones concretas.

La repercusión de su invento ha tenido tanto éxito que hasta se han interesado por adquirirlo personas de Panamá y Colombia.

La primera de las ventajas de este facilitador urinario frente a otros que puedan existir en otras partes del mundo es que este es de usar y tirar.

De momento se comercializa en paquetes de unidad, a un precio de un euro. Esta fabricado en un material de peso mínimo como es la cartulina. Se trata de un papel totalmente impermeable, se adapta fácilmente y evita el derrame de líquidos. Además cada Pips Woman incluye una toallita. Todo ello va dentro de una bolsa de polipropileno.

Juan Carlos Cortés explica que la reacción de las mujeres que no lo conocían es de sorpresa. En cuanto a la opinión que le han transmitido las mujeres es que, «no les gusta hablar del tema, pero que a la que lo utiliza le gusta», concluye.