Más de 1.500 escolares participan en los talleres de consumo responsable

Varios escolares, en la sesión de ayer en el Colegio Sagrado Corazón. /LAYA
Varios escolares, en la sesión de ayer en el Colegio Sagrado Corazón. / LAYA

La iniciativa tiene como finalidad reflexionar sobre los alimentos que comen, dónde se producen y qué repercusión tiene

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El Ayuntamiento de Salamanca, a través de la Oficina Municipal de Información al Consumidor y en colaboración con la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y de Saberes, ha organizado un centenar de sesiones formativas en unos talleres de educación para el consumo responsable en los que ha participado este curso un total de 1.571 escolares.

Esta iniciativa, dirigida a todos los niveles de la comunidad educativa, ha tenido como finalidad «fomentar el consumo responsable y crítico, reflexionar sobre el modelo de consumo o concienciar sobre los alimentos que comemos, dónde se producen y qué repercusión tiene», señalaron desde el Consistorio.

La concejal de Consumo, Almudena Parres, y la concejal de Educación, Carmen Sánchez Bellota, visitaron ayer a un grupo de cincuenta alumnos de Educación Infantil, del Colegio Sagrado Corazón 'Jesuitinas', que han participado en una de las sesiones que se han desarrollado sobre consumo sostenible.

Dirigidas también a alumnos de educación Primaria, el objetivo de los talleres ha sido orientar a los jóvenes hacia «un modelo de consumo responsable adecuado, saludable, sostenible y que contribuya a reforzar la economía local».

Para alumnos de Secundario se ha pogramado un taller sobre derechos de los consumidores

Además de los talleres sobre consumo sostenible, la Oficina Municipal de Información al Consumidor también ha impulsado otro sobre derechos de los consumidores, dirigido especialmente para alumnos de educación secundaria, bachillerato y ciclos formativos, en los que se trata de formar a los escolares sobre derechos y sobre las vías administrativas, judiciales y extrajudiciales que tienen a su disposición para reclamar «haciendo especial énfasis sobre el funcionamiento del arbitraje de consumo».

De igual modo, también ha llevado a cabo otro sobre desperdicio alimentario, con el propósito de educar para «un consumo alimentario saludable y ajustado con el objetivo de evitar que la comida acabe en la basura, minimizar el descarte de alimentos y de envases que acaban contaminando y repercutiendo en el precio de venta de los alimentos, comprar lo justo, reutilizar los restos y primar los alimentos locales y saludables», añadieron desde el COnsistorio en relación a esta iniciativa municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos