elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 9 / 21 || Mañana 11 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Treinta años sin la princesa del cine

LEYENDAS DE LA GRAN PANTALLA

Treinta años sin la princesa del cine

14.09.12 - 07:53 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Treinta años sin la princesa del cine
Grace Kelly, una leyenda inmortal del cine. / Archivo
Eran las 10.30 de la mañana del lunes 13 de septiembre de 1982. Grace Kelly viajaba con su hija Estefanía, que entonces contaba 17 años, en su viejo Rover 3500 de 1972. Según la versión oficial, el coche en el que viajaba la princesa, conducido por ella misma, cayó a un barranco de unos 40 metros de profundidad, dio varias vueltas de campana y quedó volcado sobre el techo. Gracia de Mónaco y su hija quedaron aprisionadas mientras su vehículo ardía. Fueron salvadas por un horticultor, que apagó el incendio con el extintor de su camioneta y la ayuda de un vecino.
Estefanía solo sufrió contusiones leves; su madre, la princesa Gracia de Mónaco, fracturas en el fémur derecho, la clavícula y las costillas. Su estado era grave. Y se agravó aún más durante la noche, cuando sufrió una severa hemorragia cerebral que fue la que, menos de 24 horas después, acabó con su vida, mientras su marido, el príncipe Rainiero de Mónaco y sus tres hijos, Estefanía, Carolina y Alberto, rodeaban su cama. Eran las diez y media de la noche del martes 14 de septiembre. Tenía 52 años y para Grace Patricia Kelly acababa su segunda vida.
La primera la había vivido como actriz hasta que, en abril de 1956, se casó con el príncipe Rainiero de Mónaco y dejó los platós, las cámaras y los fotos por una vida palaciega en el principado junto a su marido, a quien había conocido solo 13 meses antes en una gala celebrada en Nueva York. La segunda empezó en ese momento.
Grace Kelly era ya toda una celebridad cuando se convirtió en Princesa de Mónaco. Nació el 12 de noviembre de 1928 en Filadelfia. Era hija de un constructor multimillonario, ganador de tres medallas de oro en remo en los Juegos Olímpicos de Amberes y de París, llamado John Brendan Kelly. Grace fue educada en los mejores colegios del país. Y fue allí donde nació su vocación de actriz.
Su viaje a Nueva York
Cuando cumplió la mayoría de edad viajó hasta Nueva York donde se matriculó en Arte Dramático. Trabajó como modelo, haciendo anuncios de cerveza, cigarrillos y máquinas de escribir. También intervino en diversas obras de teatro y en series y películas para la televisión.
En la década de los cincuenta comenzó su carrera cinematográfica. Su primer largometraje se tituló Fourteen hours. Poco tiempo después logró su primer gran éxito junto a Gary Cooper en Solo ante el peligro. Luego vendrían títulos tan conocidos como Mogambo, al lado de otro de los grandes del cine clásico, Clark Gable, y por supuesto sus películas con Alfred Hitchcock: Crimen perfecto, La ventana indiscreta y Atrapa a un ladrón. Para Hitchcock, Grace Kelly representaba el tipo ideal de heroína: una mujer rubia, sofisticada, elegante, distante, de apariencia fría pero apasionada por dentro.
Ganó un Óscar a la mejor actriz en 1955 por La angustia de vivir e intervino en títulos tan conocidos como El cisne o Alta sociedad, una versión musical de Historias de Filadelfia con Frank Sinatra y Bing Crosby encabezando el reparto. Fue su última película.
Su trabajo en Mónaco
Después de su boda se dedicó en cuerpo y alma a dar brillo, glamour y renombre internacional a ese pequeño estado del que era Princesa. Creó el baile anual de la Cruz Roja, que se convirtió en una obligada cita veraniega para la jet set, y el casino de Montecarlo volvió a llenarse de millonarios y famosos. Pero, a diferencia de muchas de sus películas, la vida de Grace Kelly no tuvo un final feliz.
Después de su mortal accidente se desató todo un abanico de rumores. Se dijo que los médicos no supieron ver la gravedad de sus heridas; que mientras conducía discutía violentamente con Estefanía porque la joven princesa quería ir a vivir con su novio, el hijo de Jean-Paul Belmondo. Otras informaciones apuntaban que era la propia Estefanía la que conducía el coche y que su falta de experiencia y el exceso de velocidad fueron las causas reales del accidente. Y, el más bizarro de todos, y repetido hasta la saciedad: que el lugar en el que tuvo el accidente es el mismo en el que ella y Cary Grant toman un picnic en Atrapa un ladrón. Su propio hijo, el príncipe Alberto de Mónaco tuvo de negarlo de forma categórica en el programa de Larry King.
Un triste epílogo para lo que parecía un bello cuento de hadas: la historia de una bella actriz que se convirtió en Princesa. Y a la que homenajeamos con las mejores fotografías de su carrera como actriz, que la convirtió también en princesa... pero del cine.
Más información en Hoycinema.com
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.