Lunes, 30 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

VALLADOLID

VALLADOLID
Alertan de que los trabajos en la gravera de Laguna afectan a la capa freática
El juez deniega la medida cautelar de paralización de la explotación
Alertan de que los trabajos en la gravera de Laguna afectan a la capa freática
Afloramiento de agua en la gravera denunciada. / EL NORTE
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
DATOS DE EXPLOTACIÓN
Denegación de licencia: El Ayuntamiento de Laguna de Duero deniega la licencia urbanística en enero de 2001, un año después del inicio de la explotación de la gravera.

Impacto Ambiental: En diciembre del año 2003, la Junta emite una Declaración de Impacto Ambiental negativa para su explotación. Los terrenos están clasificados por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Laguna de Duero como suelo rústico protegido por su valor agrícola (P2). Además son terrenos incluidos dentro de un Área de interés Paisajístico, Histórico y Agrícola (A.P.H.A.) delimitada por la Ordenación de Ámbito Subregional de Valladolid y Entorno y según la Ley de Urbanismo de Castilla y León, en los terrenos delimitados como suelo rústico con protección, están prohibidas las actividades extractivas.


Publicidad

La semana pasada una nueva denuncia contra la explotación presuntamente ilegal de la gravera La Encina de Laguna de Duero volvía abrir un proceso y una polémica que se arrastra desde hace siete años. Ahora, el denunciante, César Balmori, ha presentado una ampliación de su denuncia ante la Guardia Civil porque los trabajos realizados por la empresa Álvarez Fray S. A. en la misma «afectan en la actualidad a la capa freática», es decir, al agua subterránea de la zona.

En la ampliación, que se acompaña de fotografías, destaca que cree que, «cuando finalizan el trabajo, los empleados echan tierra sobre la zona excavada para que no se vean las aguas subterráneas» y que al observar que la tierra está suelta y «moverla con la mano sale el charco».

Sobre la explotación hay desde el año 2004 y vigentes dos órdenes administrativas de paralización por parte del Ayuntamiento de Laguna de Duero y de la Junta, además de un precintado de la sección de Minas de la Administración regional.

Tras las denuncias presentadas el 17 de julio ante diversas administraciones, Guardia Civil, Fiscalía y Juzgado, el Consistorio de la localidad vallisoletana abrió un nuevo expediente sancionador contra la empresa.

El Juzgado, sin embargo, ha denegado la medida cautelar solicitada de paralización de estas excavaciones. El juez estima que los demandantes, al haber recurrido la fianza de 12.000 euros re-clamada para la continuidad de la causa por desobediencia y daños -pendiente de resolución judicial-, no están personados en forma y, por lo tanto, desestima la medida cautelar solicitada.

«Incomprensible»

César Balmori destaca que «es incomprensible la decisión del Juzgado de no dictar la paralización de la explotación cuando hay dos órdenes administrativas que así lo exigen y cuando todavía está en pendiente una resolución judicial». Destaca que «no defendemos nada personal sino un daño al medio ambiente se considere o no un delito». «Intentamos defender algo en beneficio de todos porque es un área protegida por su valor paisajístico y otras razones; es increíble -añade- que puedan llevar diez días excavando, con dos órdenes de cese, un precinto de la Administración regional, varias denuncias a diferentes organismos y policía y que puedan seguir sin que nadie haga nada».

El responsable de la empresa denunciada, Tomás Álvarez, destacaba ante las nuevas denuncias que «trabajamos en labores de restauración del terreno y no de explotación de los áridos». Explicaba que las zanjas abiertas «deben llenarse con la tierra extraída y apartada» pero que entre uno y otro agujero hay grava que ha de retirarse para igualar el terreno, que es la carga de los camiones, y que se saca para completar la recuperación del terreno y no por explotación del mismo. El empresario aseguró que la familia demandante tenía intereses personales y que el único problema de su empresa era la licencia de explotación del Ayuntamiento de Laguna. Destacaba asimismo que hay 82 empresas con «la misma actividad y en igual situación» y que «si aplican la ley, que lo hagan con todas».

La empresa Álvarez Fray comenzó a extraer grava a través de la constructora Excavaciones y Obras Públicas Mejuto de la finca de La Encina, al suroeste de Laguna a finales del año 2000, con un informe favorable del servicio de Minas de la Junta que sirvió para que le Delegación diera su aprobación. Tanto Ecologistas en Acción como la familia Balmori ha denunciad la situación en su opinión ilegal y contraria a la protección medioambiental.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10

Canales RSS