Sábado, 24 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

CASTILLA Y LEÓN

CASTILLA Y LEÓN
La Junta inicia en Ávila un plan de reducción de lobos al sur del Duero
La población de cánidos podrá ser mermada hasta el 30% en la sierra abulense La Administración prevé además aumentar las patrullas de control
La Junta inicia en Ávila un plan de reducción de lobos al sur del Duero
Ejemplar de lobo ibérico avistado en la sierra de Madrid en el 2003. / REUTERS
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
MUNICIPIOS AFECTADOS
Bularros, Cabezas del Villar, Casasola, Cillán, Chamartín, Gallegos de Altamiros, Gallegos de Sobrinos, Grandes y San Martín, Herreros de Suso, Hurtumpascual, Manjabálago, Marlín, Martiherrero, Mirueña de los Infanzones, Muñana, Muñico, Muñogalindo, Narrillos del Reballar, Padiernos, Pascualcobo, Sanchorreja, San García de Ingelmos, San Juan del Olmo, San Miguel de Serrezuela, Sola de Rioalmar, Vadillos de la Sierra, Valdecasa y Villatoro.


Publicidad

La Administración regional trabaja ya en un decreto que regulará la población del lobo en la comunidad y que estará listo en el mes de «julio o agosto», según anunció ayer el delegado de la Junta de Castilla y León en Ávila, Francisco José Sánchez, que mantuvo una reunión con 28 alcaldes de la zona de la Sierra de Ávila. Su aplicación se traducirá en la reducción del número de ejemplares de lobos que hay al sur del Duero puesto que hay algunas zonas en las que la presencia de los cánidos «es incompatible con las explotaciones ganaderas».

En principio, el decreto es la transposición de la normativa europea que se venía aplicando hasta ahora, según el delegado, y de hecho hasta que entre en vigor ese decreto se seguirá manteniendo. Su aplicación afectará «a todas las provincias de Castilla y León», aunque al norte del Duero el lobo es una especie cinegética, por lo que en esta zona la prohibición de cazarlo no supondrá ninguna modificación.

Por el contrario, al sur del Duero se han establecido tres niveles de zonificación en virtud de que «la presencia del lobo pueda ser asumible». La Sierra de Ávila es la que se incluye dentro de la zona tres «que es en la que más se restringe la presencia de los lobos», esto significa que «se podrá autorizar la eliminación del 30% de la población que existe». El porcentaje traducido a números supondrá la desaparición de unos nueve ejemplares puesto que la población de cánidos que la Junta estima que exista en Ávila se sitúa «en una treintena». Además según esos mismos datos, en los últimos dos meses se han producido una decena de ataques en la provincia de Ávila.

El delegado explicó además que la Administración regional se ha «comprometido» a establecer una sub-zona donde «en atención a la especial trascendencia se podrán adoptar -además de la eliminación de ejemplares- otras medidas», como el incremento constante de patrullas reforzadas en número y en posibilidad de actuación. En la actualidad en Ávila hay una sola patrulla de control del lobo que ha eliminado nueve ejemplares en este tiempo, pero según el delegado «se está reforzando la patrulla con otras de Zamora y con agentes medioambientales de la zona de Gredos».

Control excepcional

La idea es que, al haber más medios «haya más posibilidad de eliminar» a los cánidos, dijo Sánchez Gómez. Junto ello anunció otro tipo de «medidas de control excepcional» que se llevarán a cabo con la ayuda de los vecinos afectados.

De todo ello habló ayer el delegado de la Junta con esos 28 alcaldes de municipios afectados por los ataques de los lobos durante más de una hora. Según Sánchez Gómez los ediles apuntaron también sus propuestas que ahondaron en «la necesidad del incremento de medios, en una mayor presencia de patrullas y en la modificación del régimen de compensación».

Este último aspecto recoge ahora el cobro de indemnizaciones a través de un seguro que previamente debe haber contratado el ganaderos, sin embargo la propuesta de los alcalde es que «se llegue a un pago directo».

Se trata de la misma propuesta de los sindicatos agrarios. El secretario provincial de la Unión de Pequeños Agricultores, Roberto Jiménez, aplaudía ayer la entrada en vigor de ese decreto aunque exigió de nuevo que los daños que ocasionan los lobos «no los tenga que pagar el ganadero» y solicitaba además que se termine con esa «situación de inseguridad» que se está viviendo.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10

Canales RSS