Lunes, 22 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

DEPORTES

ATLETISMO
Más de mil corredores llenan de colorido el Pinar de Antequera
Youness Laktarni y Alma de las Heras se alzan con el triunfo en una carrera que sirve para homenajear al atletismo popular
Más de mil corredores llenan de colorido el Pinar de Antequera
Numerosos corredores transitan por el Pinar de Antequera durante la prueba sénior. / MIGUEL ÁNGEL SANTOS
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Cielo encapotado, no hay rastro de la habitual niebla que empaña las mañanas vallisoletanas en los últimos días. Cinco grados centígrados, un circuito precioso en un marco casi bucólico y más de mil amantes del atletismo popular dispuestos a pasar una agradable mañana. La decimoquinta edición del crós de San Antón disfruta de unas condiciones inmejorables para la práctica de este deporte y reúne a personas de todo tipo y condición que, en muchos casos, solo tienen en común su afición por una práctica tan saludable.

El club Trotapinares, vuelve a estar de enhorabuena por batir un año más el récord de inscritos en la prueba, que ya puede presumir de ser una de las citas ineludibles en el calendario. Un total de 1.009 corredores provenientes de toda Castilla y León, Madrid, Asturias e, incluso, de Marruecos, país de origen del que a la postre se haría con el título masculino absoluto, Youness Laktarni.

Faltan apenas unos minutos para las 11.00 en punto y la zona de salida es un hormigueo. Se mezclan los júnior masculino y las mujeres que empiezan a situarse para escuchar el pistoletazo con los hombres que empiezan a calentar. Junto a ellos, muchos aficionados dispuestos a disfrutar de una buena mañana de atletismo y varios fotógrafos aficionados con intención de retratar la carrera. Entre ellos destaca Juan Carlos Granados, que comienza a disparar cuando, con puntualidad británica, comienza la primera carrera. El entrenador de Mayte Martínez apura los últimos minutos antes de completar con su pupila unos kilómetros en el entrenamiento diario.

El que no puede faltar a su cita es Gabriel Arranz, habitual encargado de animar la mañana por megafonía y dar cumplida información a los aficionados. Sus cariñosas palabras a los atletas son recibidas con cariño por los que ya atraviesan el Pinar a la carrera. Todo el mundo quiere dar calor a los participantes, hasta un caballo que se sitúa junto a su jinete cerca de la zona de llegada. No hay dorsal para el equino, otro año será.

La presencia del animal no inquieta lo más mínimo a los miembros de Protección Civil, muy tranquilos porque en este tipo de carreras nunca suele haber problemas. Su mayor preocupación es la posibilidad de que aparezca algún quad y pueda poner en peligro el buen desarrollo de la prueba, aunque ninguno hizo acto de presencia. Y eso que la zamorana Alma de las Heras y el júnior vallisoletano Víctor Alonso iban como motos. Desde los primeros compases de la primera carrera de la mañana se pusieron en cabeza y en ningún momento vieron peligrar su victoria. Ya en la segunda y última vuelta al circuito, Alonso apretó los dientes y se marchó en solitario para estrenar su palmarés en el crós de San Antón. De las Heras cruzó la línea de meta unos segundos después y conquistó su sexta victoria consecutiva, lo que le convierte en la reina absoluta del Pinar.

La zamorana, que durante dos meses ha tenido molestias físicas y no se encuentra al nivel de otras temporadas, tratará la semana que viene de brillar en el Campeonato de Castilla y León para preparar de este modo el Nacional.

Las felicitaciones a los primeros ganadores del día se suceden mientras las más rezagadas consiguen el objetivo de completar los 7,5 kilómetros. Una sonrisa en la boca no le falta a nadie. Bueno, a alguna que otra no le queda resuello para esbozarla.

Los más veteranos

Cada vez queda menos para que se dé la salida a la prueba masculina y la zona de salida se queda pequeña con tanto corredor. Veinteañeros y veteranos se funden mientras realizan los últimos estiramientos. Una gorra verde corona al, junto a Claudio Iglesias, atleta más veterano de la prueba, José María González Gómez. 68 primaveras y un espirítu deportivo envidiable. Amable y receptivo, charla animado y comenta que todos los días sale a correr durante una hora a partir de las 8.30. Así está, como un chaval. Qué grande.

La salida es inminente. Verles venir de frente da miedo y escuchar el ruido de las zapatillas sobre la tierra del Pinar impone. Menos mal que la estampida es pacífica y ni siquiera se ven los codazos típicos en las pruebas atléticas.

Rápidamente se ve quién viene a ganar y quién quiere completar el recorrido. En cabeza se ponen Laktarni, Ruiz y Santos Rey, ganador de la última edición. El marroquí aprieta y hace continuos cambios de ritmo con la intención de quedarse solo al frente de la carrera. No lo consigue hasta el final de la segunda vuelta, cuando el zamorano Ruiz tiene que ceder ante el empuje del norteafricano. Los últimos kilómetros en solitario no le hacen bajar su ritmo. Para Laktarni se trata de forzar y preparar así el gran objetivo que se marca este año. Disputar los 1.500 metros en el Campeonato de España y firmar una marca de 3.34. Casi nada. No es de extrañar que cuando llega a la zona de meta diga que ha sido fácil y que estaba convencido de que iba a ganar. A sus perseguidores, Agustín Ruiz y el vallisoletano Fernando Álamo solo les queda reconocer la superioridad de su rival.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10

Canales RSS