Martes, 2 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

SEGOVIA

SEGOVIA
La primera se llama Henar
La primera se llama Henar
Juan Antonio y María Jesús sostienen a su hija Henar. / A. TANARRO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Hay nombres que solo con oírlos puedes intuir de dónde proceden. Si alguien se llama Jordi tiene muchas papeletas para ser catalán; o si se llama Gorka, es más que posible que proceda del País Vasco. Y qué decir de Fuencisla, y su origen segoviano en honor a la patrona.

Con estas premisas, si a alguien le dicen que una persona se llama Henar, su mente puede encaminarse a la tierra de pinares, a la zona de Cuéllar, Vallelado o Íscar. Aunque puede haber margen de error.

En este caso, no hay fallo que valga. El primer bebé nacido en la provincia en el 2007 es segoviano, o mejor dicho, una segoviana. Se llamará Henar y se apellidará Velasco Arranz. Tirando de repertorio autóctono y en homenaje a la tierra en la que nacieron y en la que viven, los padres han elegido este nombre para la primera hija de la pareja. «No teníamos en la familia nadie que se llamara así», comenta la feliz madre.

Primerizos

El progenitor, Juan Antonio Velasco, de 40 años, es cuellarano y dependiente de una tienda de deportes. La madre es María Jesús Arranz, que ha sido madre primeriza una vez cumplidos los 42. Ella es de Vallelado, municipio donde además residen.

La pareja no olvidará con facilidad esta Nochevieja pasada. Y es que María Jesús ingresó en el Hospital General de Segovia a primera hora de mañana del domingo. Pero el alumbramiento se hizo esperar. Tanto, que el matrimonio despidió el 2006 y recibió el 2007 en el centro asistencial comiéndose las uvas con el personal de Maternidad.

Era como los días del sorteo del Gordo de la Lotería que se hace de rogar y que alarga la esperanza y la ilusión de cuantos lo digieren con el boleto entre las manos.

Al final, a las dos y media de l tarde de ayer nació Henar, una niña de dos kilos y novecientos gramos, 48 centímetros de estatura y sana, según señalan los primerizos padres, que no podían ocultar su alegría por el estreno.

La noche anterior, otro niño vino al mundo en el Hospital segoviano. Ese no era español, sino polaco. Y es que las estadísticas están para cumplirlas.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10

Canales RSS