Valle de Arán, el corazón de Los Pirineos

Valle de Arán, el corazón de Los Pirineos

Un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y la magia del entorno, entre pueblos de alta montaña hechos de piedra, madera y pizarra

ÁLVARO ROMERO

El Valle de Arán es uno de los espacios naturales más bellos de España, situado en pleno corazón del Pirineo Catalán, ocupa parte de la superficie de la provincia de Lérida. Un total de 33 municipios, donde viven unos 10.000 habitantes, se levantan entre las montañas. Pueblos hechos de piedra, madera y pizarra, repletos de rincones por descubrir, iglesias y un gran patrimonio artístico. Todo ello en medio de una espectacular belleza natural, llena de gran variedad de fauna y flora.

Los pueblos araneses siguen la preciosa estética de las localidades de alta

El Valle de Arán es uno de los espacios naturales más bellos de España, situado en pleno corazón del Pirineo Catalán, ocupa parte de la superficie de la provincia de Lérida. Un total de 33 municipios, donde viven unos 10.000 habitantes, se levantan entre las montañas. Pueblos hechos de piedra, madera y pizarra, repletos de rincones por descubrir, iglesias y un gran patrimonio artístico. Todo ello en medio de una espectacular belleza natural, llena de gran variedad de fauna y flora.

A lo largo del tiempo sus calles y edificios han formado un núcleo comercial donde el visitante encontrará todo tipo de tiendas especializadas en deportes de aventura, alta montaña y nieve. Para conocer las costumbres de los araneses es necesario visitar la zona, descubrir sus rincones y recorrer los parajes que le rodean. Para disfrutar al máximo del municipio, el parador es una opción fantástica para alojarse.

Parador de Vielha

El Parador de Vielha es un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza del Valle de Arán en cualquiera de las estaciones de año. Los colores del otoño, las flores en primavera, la frescura en verano y las nieves del invierno, hacen mágico un entorno lleno de contrastes.

El hotel dispone de una inmejorable situación, se ubica en lo alto de un cerro a la entrada de la localidad homónima. Desde allí se contempla toda la belleza del pueblo y del valle. El establecimiento es un remanso de paz y tranquilidad, ofrece impresionantes vistas panorámicas de las montañas del Pirineo Catalán.

Cuenta con un precioso comedor circular que permite disfrutar de su excelente gastronomía con vistas al valle. Además, se puede disfrutar de masajes, spa, piscina interior y exterior, terraza solárium, jacuzzi y sauna. La comodidad de sus instalaciones se completa con lujosas habitaciones cuidadas al detalle para que la estancia de los huéspedes sea inolvidable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos