Las Médulas de León, de mina romana a monumento natural

Las Médulas, León.
Las Médulas, León. / Yvon Fruneau (Unesco)

El Bierzo acoge uno de los rincones más bellos de España, peculiares colinas rojizas plagadas de vegetación

ÁLVARO ROMERO

En la comarca de El Bierzo, provincia de León, se levantan Las Médulas, unas pequeñas colinas rojizas plagadas de vegetación. Los juegos de luces y el entorno natural hacen de esta zona uno de los rincones más bellos de la Península Ibérica. Fue declarado Bien de Interés Cultural, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y Monumento Natural.

Las rutas de senderismo de ayudan a entender su histórico pasado

En el siglo I d.C., el Imperio Romano empezó a explotar el yacimiento acuífero situado al noroeste de España, bajo tierras leonesas, mediante técnicas basadas en fuerza hidráulica. Las Médulas fueron la mayor mina a cielo abierto de todo el Imperio, los romanos pretendían extraer oro de esos suelos. Dos siglos después la explotación se abandonó y el paraje quedó arrasado por la actividad del hombre que provocó numerosos corrimientos de tierra.

A día de hoy, siglos después, se ha convertido en uno de los paisajes más inquietantes y bellos del país. Un terreno frágil que hay que cuidar y mantener, repleto de contrastes cromáticos y bellos colores. Se trata de una zona rica en fauna y flora, allí habita el lobo, el jabalí, la perdiz y el conejo, entre otros. Viviendo entre robles, castaños, escobas y brezos.

Senderismo entre colinas

Las Médulas no solo ofrecen espectaculares vistas y huellas históricas, también multitud de sendas y rutas para disfrutar caminando o en bicicleta entre la naturaleza.

Senda de las Valiñas, partiendo desde el pueblo de Las Médulas nace un itinerario circular de baja dificultad que puede realizarse tanto a pie como en bicicleta. Desde allí es posible contemplar los vestigios que aún se conservan de la minería romana mientras se pasea entre castaños. Un total de 3,5 kilómetros que ayudan a entender las historia de la región.

Senda Perimetral, un recorrido alrededor de la mina para descubrir y entender cómo trabajaban el terreno en el siglo I d.C. La senda se recorre a pie o en bicicleta. Un total de 14 kilómetros de ruta que se pueden empezar desde varios puntos de la región, entre ellos el pueblo de Orellán.

Senda de los Conventos, una ruta que ayuda a conocer un poco más la red hidráulica de la zona. Una caminata de cuatro kilómetros y baja dificultad que se puede realizar a pie o en bicicleta. Al igual que la Perimetral, es recomendable iniciarla desde el pueblo de Orellán o el mirador homónimo.

Senda del Lago Somido, un recorrido entre lagos y humedales provocados por la actividad minera de antaño. Una ruta perfecta para disfrutar al máximo de la flora y fauna de la región. Un trayecto sencillo para realizar a pie o en bicicleta. Tan solo dos kilómetros que parten del pueblo de Las Médulas.

Fotos

Vídeos