Lucerna, la Suiza medieval en su máximo esplendor

Lucerna, desde el lago de los Cuatro Cantones. / R.C.

A orillas del lago de los Cuatro Cantones se levanta una de las ciudades más bellas del país, rodeada de naturaleza por sus cuatro costados

ÁLVARO ROMERO
Jueves, 31 agosto 2017, 12:06

Lucerna está considerada por muchos como la ciudad más bonita de Suiza, razones le sobran para lucir con orgullo esa denominación. Instalada a orillas del lago de los Cuatro Cantones es la urbe que más turistas recibe del país. La posición neutral mantenida durante las guerras mundiales hace de Suiza un país bien conservado y económicamente puntero.

Una ciudad de cuento situada en un valle rodeado por montañas y naturaleza en estado puro. Lucerna se fundó a principios del siglo XIII y su nombre significa ciudad de la luz. La limpieza de sus calles, sus idílicos rincones y los paisajes que le rodean hacen de esta urbe un lugar idílico, moldeado a capricho.

Sus rincones y edificios

Lucerna era una ciudad medieval rodeada por una muralla, construcción de carácter defensiva que data del siglo XIII y contenía 30 torres, de las cuales aún siguen en pie nueve de ellas. En su centro histórico destaca el Ayuntamiento, con una impresionante torre y su singular reloj, construido en la edad media servía de vigía para controlar la ciudad de posibles incendios. Desde la altura de la torre se puede disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad.

Cada rincón enamora por su encanto, ejemplo de ello es la Plaza del Mercado del Vino, uno de los lugares más antiguos. Las fachadas de los edificios que rodean la plaza aparecen espectacularmente pintadas. No menos impresionante es la Catedral de Lucerna, un edificio grandilocuente de estilo renacentista germánico, construido en el siglo XVII.

El Monumento al León de Lucerna, es uno de los lugares turísticos más visitados de toda Suiza. Una gigantesca escultura esculpida en piedra, que data del año 1821 y mide más de 10 metros de ancho y seis de alto. La obra fue tallada en honor a la valentía de la Guardia Suiza.

Lucerna alberga y cuida con mimo el puente de madera más antiguo de Europa, bautizado como Puente de la Capilla, construido en el siglo XIV, junto a él se levanta un torreón de piedra que sirvió de calabozo años atrás. Curioso de visitar es el Jardín de los Glaciares, un espectacular monumento natural que alberga 30 pozos naturales provocados por la última era glaciar que asoló Europa.

Lucerna es una ciudad muy vinculada al arte y la cultura, aún se conservan ejemplos de lo que sería el paso previo a la creación del cine, la curiosa pintura panorámica. Cuenta además, con la sala de conciertos con mejor acústica de Europa, un impresionante edificio llamado KKL, obra del arquitecto Jean Nouvel. Desde allí se puede disfrutar de unas impresionantes vistas de toda la ciudad. Suiza destaca por su tradición musical, los relojes y el chocolate.

Naturaleza en estado puro

En los bosques colindantes, plagados de vegetación, corren en libertad los ciervos, uno de los animales que más abundan en Suiza. Lucerna se encuentra en la zona de los Alpes suizos, entre las montañas que rodean el valle destaca el monte Pilatus, un macizo montañoso que casi todo el año conserva el color blanco que le aportan las nieves. Es posible subir a la cima gracias a un tren escalera que salva un desnivel de casi un 50% de pendiente. Durante el trayecto, el paisaje que se divisa es espectacular, pasando entre espesa vegetación y túneles esculpidos en la piedra. Desde la cima se divisan diversas cumbres de la cordillera de los Alpes, el lago de los Cuatro Cantones, la ciudad de Lucerna y todos los pueblecitos del entorno.

El lago de los Cuatro Cantones se puede recorrer en barco, un tour desde donde observar Lucerna desde fuera, disfrutar de su magnífica silueta con las montañas nevadas de fondo. La zona es conocida popularmente como el mar de la de Suiza central. Un total de 114 kilómetros cuadrados de agua procedente del deshielo de los glaciares.

Secciones
Servicios