Frías, espectáculo medieval a orillas del Ebro

Su belleza propia de otra época le ha valido para ser reconocido como uno de los pueblos más bonitos de España

ÁLVARO ROMERO Madrid
Jueves, 28 diciembre 2017, 11:01

La preciosa villa de Frías situada al norte de la provincia de Burgos se encuentra enmarcada en la comarca de Las Merindales. Su silueta impacta al visitante incluso antes de llegar, pues se eleva sobre un peñasco coronado por el Castillo de Frías. El caudaloso río Ebro adorna el norte de la localidad aumentando aún más la belleza del entorno.

Su origen data del siglo IX, cuando Alfonso VIII repobló el valle para reforzar la frontera entre Castilla y Navarra. Durante el siglo XIII experimenta un importante auge económico y su población crece, teniendo incluso una judería. En el siglo XV obtiene el título de ciudad, siendo a día de hoy la ciudad más pequeña de España.

Trazado y ambiente medieval

Declarado como Bien de Interés Cultural, está considerado como uno de los municipios más hermosos del país y forma parte de la red de Los Pueblos más Bonitos de España. Reposa formando un importante conjunto monumental de casas típicas con entramados de madera, palacetes de piedra, empinadas calles de trazado medieval, restos de un antiguo recinto amurallado, el barrio de la Judería y el conjunto de casas colgadas.

El Castillo de los Duques de Frías también conocido como el de los Velasco se encarama al cerro vigilando la región. Desde la altura otea el horizonte y dispone de una privilegiada situación estratégica dominando el Valle de Tobalina. Está considerado como uno de los castillos más espectaculares de Castilla y León y es, sin duda, la imagen más característica del pueblo. Llegar hasta la fortaleza y disfrutar de sus vistas es visita obligatoria para turistas y viajeros. Su puente levadizo que salva el foso, el patio de armas y la Torre del Homenaje son algunos de sus puntos más destacados.

Otro de los monumentos relevantes es el puente sobre el Ebro, de origen romano fue reconstruido en varias ocasiones durante la Edad Media. Salva el cauce del río y posibilita el acceso por la parte norte del pueblo. En épocas inmemoriales servía como vía de acceso entre el centro y el norte de la Península.

Ya en el núcleo urbano, recorrer sus calles a pie supone descubrir la historia de este magnífico pueblo. La Calle del Mercado es la arteria principal, atraviesa el pueblo partiendo cerca del aparcamiento principal hasta alcanzar la plaza del Ayuntamiento y la Parroquia de san Vicente Mártir, iglesia construida en el siglo XIII. Desde esta localización se controla todo el entorno ofreciendo unas vistas únicas, pues se encuentra en la zona alta de Frías.

Casas entramadas

Calles estrechas y pequeñas plazoletas forman el trazado urbano de Frías, un lugar de influencia romana pero que se desarrolló durante el medievo. Época en la cual se trabajaban las casas con entramados de madera, arquitectura popular que aún se conserva. Además de las viviendas que pueblan las calles principales aparecen las casas colgadas.

Desafiando la ley de la gravedad, aprovechando los huecos que deja la enorme roca sobre la que se asienta Frías, pareciendo formar parte del precipicio, se levantan estas curiosas edificaciones de toba y madera. Accediendo por la parte sur de la localidad se aprecian a la perfección.

Secciones
Servicios