Pucela gourmet

Pinchos del restaurante Jero.
Pinchos del restaurante Jero.

Divulgamos una serie de establecimientos gastronómicos de la capital vallisoletana donde ser feliz

MIKEL MADINABEITIA

  • 1

Los Zagales (Calle Pasión, 13)

Una sorpresa. Un descubrimiento. Lo digo porque es un local que juega con los sentidos. Lo defiendo por la manera en la que juegan con los ingredientes, con la presentación. El arriba firmante es un donostiarra que ha crecido entre pintxos y fogones, pero vuelvo maravillado de una ciudad que compite con dignidad por hacerse un hueco entre los mejores. Y este local, al lado de la Plaza Mayor, merece la pena por una serie de tapas muy originales, como el 'Obama en la Casa Blanca' o el 'puro de sardina'. Pero quizá la palma se la lleva el 'Tigretostón', compuesto de pan negro, tostón, morcilla, cebolla roja confitada y crema de queso. Lo sacan con plástico incluido, lo que hará que retornemos a nuestra infancia. Les brillarán los ojos. Prometido.

  • 2

Jero (Calle Correos, 11 )

Un must. Una visita imprescindible. Siempre a rebosar, pero con un trato amigable por parte de sus camareros, es un local que se ha llevado varios premios, al igual que Los Zagales. Se puede comer a la carta o asomarse a la barra, donde los ojos se les irán a los surtidos. Vayan con hambre, pidan un buen Ribera del Duero y déjense llevar por un plato como el de la fotografía. Tienden a mezclar frutas con la carne más insospechada o fusionar el queso con cualquier ingrediente que se les ocurra. Son tapas generosas y elaboradas. Y sabrosísimas.

  • 3

Villa Paramesa (Calle Calixto Fernández de la Torre, 5 )

Otro establecimiento acostumbrado a ganar en los concursos. Se trata de un local cálido, situado en las inmediaciones de la Plaza Mayor, y decorado con murales vinícolas. Aquí las tapas son creativas, siempre intentando llegar un punto más allá pero reconociendo el producto. Les sugeriría el ceviche de sardina, alga kombu y ajo negro, una tapa agridulce, muy elegante, y con un sabor a mar que les seducirá. También anímense con el pan de ajo, tartar de carabinero, lima, guacamole, camarones fritos y chile. Bocatto di cardinale.

  • 4

Monsó Uno (Plaza Martí y Monsó, 2)

Este establecimiento sito en la conocida como Plaza del Coca merece la pena para degustar sus tostadas, especialmente la de foie a la plancha, finísima, y especialmente recomendable para los amantes del foie. Poco a poco, con el boca a oreja, la mejor campaña de publicidad que existe, se está convirtiendo en un referente de la ciudad. Además, cuenta con terraza, con lo que en primavera y verano es una opción tentadora. Pueden terminar de cenar y tomarse aquí una copa, que también las hacen con mimo.

  • 5

Vinotinto (Calle Campanas, 4)

)

Finalizamos este ranking con una propuesta diferente, consistente en sentarnos a la mesa y disfrutar de un menú más copioso. El local, ecléctico, llama la atención por su decoración y techo alto, altísimo. Pero hemos venido a comer y aquí serán felices si sienten debilidad por las carnes a la brasa. Hagan tiempo con la parrillada de verduras, que está excelente, conseguida y bien equilibrada, pero reserven fuerzas para el plato fuerte: la chuleta. La hacen en su parrilla con carbón de encina y está para chuparse los dedos.

El ceviche de sardina, alga kombu y ajo negro, de Villa Paramesa, el Tigretostón de Los Zagales y carne a la brasa de Vino Tinto.

Fotos

Vídeos