Una Semana Santa demasiado dura para la nieve

Béjar - La Covatilla ha sufrido una mala temporada con un descenso importante de usuarios
Béjar - La Covatilla ha sufrido una mala temporada con un descenso importante de usuarios / Archivo
  • Valdezcaray, el pasado domingo, y Béjar La Covatilla, este martes, han clausurado la temporada antes de tiempo y sin poder disfrutar de unas fechas especiales para las que estaba todo preparado

En sus pistas apenas había nieve ya y las condiciones dejaban mucho que desear para afrontar como cabría esperar de cara a unas fechas tan señaladas como la Semana Santa. Las últimas jornadas ya eran agónicas, y el anuncio no ha pillado a nadie por sorpresa. Los cierres de curso se van sucediendo, y prácticamente todos ellos se producen antes de lo esperado, pero con la subida de temperaturas no ha sido posible otra opción.

ValdezcarayyBéjar La Covatilla han sido las penúltimas en clausurar esta temporada, porque el estado de sus dominios no era el adecuado para que los amantes de la nieve pudieran disfrutar durante los últimos días de fiesta. Aún así, y como ya ocurriera en el inicio del invierno, el centro riojano podrá ser visitado para uso turístico hasta el próximo día 16 de abril.

Valdezcaray, en una imagen de archivo

Valdezcaray, en una imagen de archivo / Archivo

Una opción que en los últimos años gana enteros entre los usuarios que desean pasar la mañana visitando un paraje único. La localidad de Ezcaray tiene en su estación de esquí la gran joya del turismo, que no pudo continuar en esta campaña a pesar de que el sábado abría un total de ocho pistas y buena parte de sus instalaciones. El ‘oro blanco' que se acumulaba apenas sumaba 30 centímetros.

No han ido mejor las cosas por el Sistema Central, que con el cierre de La Covatilla se queda con la estación de Valdesquí como la única representante, con una muy buena extensión. Por el momento, parece que la nieve madrileña aguantará una Semana Santa que llega cargada de buenas temperaturas y sol.

En Salamanca, a pesar de que el curso empezó prometiendo con un inicio en pleno mes de diciembre, la situación ha sido todavía peor que el anterior, cuando las precipitaciones tardaron bastante tiempo en caer. La afluencia en este 2017 ha descendido de manera notable en La Covatilla, que este martes 11 se despedía con el propósito de seguir mejorando, tras vivir una campaña repleta de dificultades motivadas por las condiciones climatológicas.