Alto Campoo, la capacidad de superar el viento

En la Cordillera Cantábrica, Alto Campoo se ha convertido en una referencia
En la Cordillera Cantábrica, Alto Campoo se ha convertido en una referencia / Archivo
  • Tras un cierre obligado durante el viernes, la estación cántabra ha logrado rehacerse en un fin de semana marcado por una meteorología negativa

Como ha ocurrido en el resto de estaciones de la Cordillera Cantábrica, Alto Campoo ha sufrido la adversidad de un temporal que ha impedido disfrutar del primer fin de semana de febrero como se merecía, después de que el inicio de temporada se tornase demasiado irregular. Las precipitaciones y el fuerte viento han sido una constante desde los últimos días de enero, pero en este bello centro montañoso lo han conseguido salvar y no se han visto obligados a cerrar sus puertas ni sábado ni domingo.

Estación de Alto Campoo

Estación de Alto Campoo / Archivo

Bastante mala fue ya la obligación de cerrar el pasado viernes, aunque con la única noticia de que se había registrado la caída de 5 centímetros de nieve. La estación cántabra se ha convertido con el paso de los últimos años en una de las más importantes de la zona, recibiendo un buen número de amantes de los deportes de invierno. Por ello, se intenta mejorar curso tras curso. Una prueba de ello se pudo ver este sábado, cuando se trabajó para la apertura de la máxima extensión posible.

Fueron únicamente dos pistas, pero muchos tuvieron que resignarse y cerrar hasta que el temporal fuera algo más benévolo y permitiera un respiro. Aunque no mejoró demasiado, el tiempo dio una tregua el domingo. En Cantabria se abrieron hasta cinco pistas y se pusieron en marcha forfaits de promoción. Una clave totalmente necesaria que permitió esquiar por 10 euros al público infantil, y por 15 a los adultos.

Con el viento como protagonista, las condiciones han seguido mejorando hasta el punto de que el lunes ha comenzado con 14 de las 22 pistas abiertas, algo más del 60% de la extensión esquiable que posee la estación. También con la esperanza de seguir creciendo en las próximas fechas. Actualmente están cerca de alcanzar los 15 kilómetros esquiables, con el mejor estado de la temporada.

Ahora, los operarios seguirán trabajando de cara a lograr una finalidad soñada: una apertura del 100% de sus pistas de aquí hasta el final de un curso que se espera alargar lo máximo posible.