El Norte de Castilla

León, a la espera de nieve en 2017

Las condiciones en San Isidro, a comienzos del mes de enero
Las condiciones en San Isidro, a comienzos del mes de enero / Twitter San Isidro
  • San Isidro y Leitariegos confían en la llegada de las bajas temperaturas en los primeros días de enero tras vivir un diciembre muy inestable

Parecía que la temporada podía estar cerca de comenzar cuando las primeras nevadas llegaban a las pistas leonesas. Precipitaciones que lograban cubrir, al menos en parte, algunas zonas de las estaciones de San Isidro y Leitariegos. Al gran puente de diciembre se logró llegar, por ejemplo, con una capa de espesor de 10 centímetros en ambas. Buenas noticias para así poder a redimirse de la lamentable situación que se vivió durante casi toda la campaña pasada, en la que apenas se pudo disfrutar de una nieve que comenzó a llegar demasiado tarde a los dominios.

Antes de dar comienzo a las navidades, y con muchos centros inaugurando el curso, las condiciones parecían favorables. Incluso se inició la producción de nieve artificial. Nada más lejos de una realidad que no ha terminado de ser buena tampoco en diciembre, y con el mes cerca de despedirse, las precipitaciones llegan a cuentagotas. Tampoco ayuda el sol reinante en estas jornadas, que derrite la capa creada y ha dejado por el momento cuatro centímetros de nieve en las mejores zonas de unas estaciones que han vuelto a retroceder.

Por eso, y con las previsiones apuntando temperaturas altas en la próxima semana, las nuevas expectativas ahora se centran en la posibilidad de abrir la temporada en los primeros días del mes de enero, pues parece que antes de Nochevieja sería imposible lograrlo. Tal y como anuncian a través de sus redes sociales, en San Isidro esperan que 2017 llegue cargado de bajas temperaturas y fuertes precipitaciones en forma de ‘oro blanco’.

Unas noticias que, de confirmarse, podrían ser excelentes, pues permitirían que el trabajo tanto de operarios como de cañones acelerase por fin la apertura necesaria en León. Por el momento, toca seguir esperando a otras navidades en las que los amantes de los deportes invernales puedan deslizarse por la nieve de su tierra.