El Norte de Castilla

Un final de año feliz en Aramón

Esquiadores en la estación de Formigal Panticosa
Esquiadores en la estación de Formigal Panticosa / Archivo
  • Los centros aragoneses despiden 2016 con multitud de planes y, en el caso de Cerler, el mejor parte de nieve en las últimas siete temporadas

Ha comenzado siendo una Navidad frenética, con Papá Noel visitando todas las estaciones del Grupo Aramón y repartiendo caramelos e ilusión entre los más pequeños que han acudido a disfrutar durante unos días de la nieve aragonesa. Montado sobre una moto de nieve o en trineo, ha llegado hasta los sus centros, en los que las condiciones siguen siendo óptimas para la práctica de deportes invernales, especialmente en Cerler, que sigue siendo su gran joya.

Allí, lejos de sufrir un comienzo de temporada complicado, los espesores en cotas altas se encuentran superando ya los 150 centímetros y el parte de nieve es el mejor que se recuerda desde hace siete años. Sus más de 60 kilómetros de pistas y la apertura de la totalidad del dominio lo convierten en un destino más que atractivo. Más si cabe tras la llegada del Año Nuevo, donde habrá un descenso de antorchas abierto al público.

Formigal-Panticosa es, si cabe, un lugar más tradicional para celebrar la Nochevieja, con una multitud de planes que comienzan ya por la mañana. Sus campanadas dan inicio, coincidiendo con los países del Pacífico, a las 12:00 horas. Las pistas se transforman en una fiesta que en el Apres-Ski congrega a muchos fieles en el local Marchica. La noche, como siempre, se disfruta en Tralalá, como ese momento único que lleva años realizándose en su dominio: el descenso de antorchas.

También en Teruel

Antes de la gran fiesta que se espera vivir durante el 5 de enero, con los Reyes Magos haciendo una jornada especial en todos los destinos del Grupo Aramón, Teruel también vive por fin con una sonrisa. Lo hace gracias a su prácticamente 100% de apertura y con 24 kilómetros entre Javalambre y Valdelinares.`

El primero de ellos, como en los centros aragoneses, hará disfrutar a sus asistentes con un programa que han bautizado como ‘Campanadas de altura’. Se celebrará en la renovada cabaña de Portillo, donde un DJ hará las delicias de los usuarios con música y diversión desde las 12:00 horas.