Con el culo al aire

Con el culo al aire
/ S. RODRÍGUEZ
  • Hay cerca de 400 playas a lo largo de la costa española donde practicar el nudismo sin ningún problema

La legislación española permite mostrarse tal y como uno vino al mundo en cualquiera de sus espacios públicos, como playas, ríos o parques... siempre que las ordenanzas municipales no digan lo contrario. Cosa que suelen hacer, por otra parte. De hecho, sólo en el 13% de las 3.463 playas que existen en España hay tradición de concentración nudista, ya de sea de forma total o parcial. Esto supone unos 400 arenales donde se puede practicar el nudismo sin ningún tipo de problema. Para identificarlas, la empresa de alquiler vacacional ‘muchosol.es’ ha realizado un ‘mapa’ del nudismo español, con sus características más destacadas, accesos e instalaciones. Estas son algunas de las más interesantes para los adeptos a esta práctica.

En la Comunidad Valenciana destaca la playa de El Saler en Valencia, de arena blanca y aguas tranquilas. Está rodeada de dunas y pinares que no complican el acceso; de hecho, está totalmente adaptada para personas con discapacidad. En Denia, Alicante, es recomendable La Cala, playa virgen que en su mayor parte es de rocas. Las aguas son tranquilas y claras, lo que la hace idónea para la práctica del buceo. Además, ofrece unas excelentes vistas del Parque Natural del Montgó. En Altea está La Solsida, una playa virgen de bolos y roca, ideal para baños tranquilos. El acceso a ella debe realizarse a pie, pero no es complicado.

Ya en Murcia, la playa de El Portús, en Cartagena, se divide en dos partes: la oriental, donde se practica el nudismo, y la occidental, catalogada como textil. Esta playa de cantos rodados tiene buena accesibilidad porque es semiurbana. Calnegre, en Lorca; Los Lobos, en Mazarrón; Cala Aguilar, El Negrete, Parreño o Los Deltones, en Cartagena; y La Llana, en San Pedro del Pinatar, son otras opciones para disfrutar del nudismo en las tierras murcianas.

En Cataluña, La Mar Bella, playa situada en Barcelona de fina arena dorada, es una de las zonas nudistas más famosas de la ciudad condal, frecuentada sobre todo por gente joven. Su acceso es muy fácil, ya que es una playa semiurbana con paseo marítimo y está adaptada para minusválidos. Y El Torn, en Hospitalet de l’Infant, Tarragona, ofrece arena fina y aguas cristalinas enmarcada por dunas y vegetación. Se accede por un corto sendero señalizado.

En Andalucía es conocida la de Nueva Umbría, en Lepe, Huelva, una playa casi virgen de fina arena blanca y rodeada de dunas y marismas. El nudismo se practica en la sección central de la playa y el acceso se puede hacer a pie o en barco.

Conocida internacionalmente por ser el primer enclave naturista de Europa, la playa de Vera, en Almería, es de arena dura y compacta. Los bañistas conviven en armonía con los naturistas, que se suelen situar en la parte del Playazo, al norte.

En Tarifa, Cádiz, la playa de Bolonia ofrece arenas vírgenes de color dorado y un mar azul turquesa que, en la zona de El Chorrito, brinda mayor tranquilidad a los nudistas. Muy cerca se encuentran las ruinas romanas de Baelo Claudia.

En Granada, el Ruso es una playa de arenas grisáceas y aguas claras completamente aislada, lo que la hace idónea para el naturismo. El acceso a pie es un poco complicado, pero la recompensa es disfrutar de su tranquilidad y belleza.

Islas de tranquilidad

Baleares es un paraíso del nudismo. Por citar algunos enclaves, Cavallet, en Ibiza, es una estrecha y larga franja de blancas arenas que contrastan con unas aguas turquesas y cristalinas. Es fácilmente accesible en coche o autobús. Hay una conocida zona de ambiente gay al final de la playa. Otra playa virgen y paradisíaca de fina arena blanca es Ses Illetes, en Formentera. Aunque se puede llegar en coche, es muy recomendable realizar el camino a pie o en bicicleta para disfrutar del paisaje que la rodea.

Otro rincón para descubrir: Cala del Pilar, en Ciutadela de Menorca, de arena dorada y rojiza a los pies de un acantilado. Sólo tiene un pero, que el acceso únicamente puede realizarse a pie: hay que caminar casi dos kilómetros a través de un bosque, un paseo que ofrece la ventaja añadida de hacer más exclusivo el arenal.

Hablar de nudismo en Canarias obliga a citar la internacionalmente conocida playa de Maspalomas, famosa por sus enormes dunas de arena rubia y su mar calmo y cristalino. Aunque bastante masificada porque es un gran reclamo turístico, la parte nudista está menos transitada y está señalizada.

En Tenerife, la de Los Patos es de arena negra muy fina y grandes rocas volcánicas, aunque de acceso bastante complicado, ya que el camino no está señalizado y es muy escarpado.

Y para finalizar, la playa de Cofete, en Fuerteventura, tiene 12 kilómetros de fina arena dorada, bañada por un mar de fuertes corrientes, lo que impone precaución a los bañistas.

Enmarcado en verde

El norte de España, aunque con un tiempo más frío, también cuenta con numerosas opciones. Entre los múltiples arenales en que se puede practicar el nudismo en Galicia, uno de los más hermosos es la playa Figueiras o de Los Alemanes, de arena blanca y aguas cristalinas, aunque gélidas, en el enclave natural de las Islas Cíes, Pontevedra. Se accede a ella a pie por un camino bien señalizado.

El País Vasco ofrece también varias opciones. En Vizcaya las más populares son las de Azkorri, Meñakoz y La Salvaje, tres arenales consecutivos en un paisaje rodeado por verdes acantilados, donde el nudismo es muy habitual en pacífica convivencia con los textiles. Las de Barrika, que mira a la bahía de Plentzia, Ogeia en Lekeitio y Saturraran en Ondarroa son también conocidas. En Gipúzcoa, la playa donostiarra de La Zurriola permite el nudismo en toda su extensión, así como la de Zarautz en las inmediaciones del campo de golf.

Y en Cantabria destaca la de Covachos, una pequeña playa de arena dorada y fina peculiar por la presencia de un islote que en bajamar se une a la playa. Y aunque el acceso es sencillo a través de unas escaleras, entrar al agua es algo más complicado, ya que tiene una pendiente bastante pronunciada.

En Asturias, un buen destino es Torimbia, playa nudista de arena blanca muy fina, agua transparente y muy fría, solo accesible a pie por senderos. Al ser una de las playas más bonitas de Asturias –y eso es mucho decir–, también es frecuentada por no nudistas.

Temas