El Norte de Castilla

Un abismo centenario sobre el Duero

Puente de Requejo sobre el río Duero.
Puente de Requejo sobre el río Duero. / Ical
  • En septiembre se cumplen cien años de la construcción del Puente de Requejo, una de las estructuras más conocidas de Zamora

Fotos

  • Puente de Requejo en Zamora

El Puente de Requejo, conocido popularmente como el puente Pino, en un mes pasará de la centena. Su inauguración data del 14 de septiembre de 1914, en plena I Guerra Mundial, y su construcción supuso toda una revolución en España.

El Puente de Requejo fue en su momento el de mayor luz, 120 metros, y mayor altura, 80 metros, de todo el país. Bajo él, fluye camino de Portugal el Duero, dejando a su alrededor un paisaje inigualable en pleno Parque Natural de las Arribes del Duero. Esta construcción se llevó a cabo para unir las localidades zamoranas de Villadepera y Pino del Oro, lo que supuso la apertura de la comunicación entre las comarcas de Sayago y Aliste. Hasta entonces, era necesaria una barcaza para cruzar el río, al que se llegaba por el Camino de la Barca, que es el último tramo por tierras sayaguesas del Camino de los Arrieros.

Al más puro estilo Eiffel

«Monumental obra de ingeniería promovida por D. Federico Requejo, en 1892. Fue obra del ingeniero D. José Eugenio Ribera, inspirado en la arquitectura de Eiffel. Se construyó entre 1902 y 1914. Aguas abajo se aprecian las ruinas de la ermita de San Esteban, desde donde un antiguo camino llevaba hasta el embarcadero de donde partía una barcaza que comunicaba las tierras de Aliste y Sayago.»

Así describe un cartel en uno de los extremos del puente la majestuosa construcción, que indudablemente comparte similitudes con la famosa torre parisina.

Un abismo bajo los pies

Su altura sobre el Duero es de 80 metros y aunque no parezca excesiva, mirar hacia abajo desde la estructura de hierro supone una sensación de caída enorme, una obra de ingeniería que produce una verdadera sensación de vértigo.