Viaje al Medievo a través de la Herrería de Compludo

    Herrería de Compludo
    Herrería de Compludo / ICAL
      • Fue declarado Monumento Nacional en 1968

      Fue declarado Monumento Nacional en 1968 y solo ha permanecido cerrado 2 años. El mal estado de la Herrería de Compludo (en León) y las posibilidades de derrumbe supusieron el fin de las visitas al famoso monumento medieval.

      Este lunes comienza su nueva etapa, la de restauración. Esa en la que se recobra la estructura del edificio original, sí, pero en la que poco de lo que hay en él es lo del principio. Tres meses de obra y una inversión de 40.000 euros, con la reparación del techo del edificio, devolverán a Compludo la que fue su seña de identidad.

      Una vez restaurado, y acondicionado para recibir turistas, los responsables de evitar su deterioro y de gestionar las visitas serán tanto los propietarios de la antigua fragua como el Ayuntamiento de Ponferrada.

      Hasta el momento de su cierre fue la única herrería de toda la comarca que se mantenía activa para que cualquiera pudiera acercarse a conocer el arte de la fabricación del metal. Y qué mejor sitio que este para remontarse a los primeros momentos del hierro, en la edad media. Varios estudios elaborados antes de la declaración del edificio como Monumento Nacional, indicaban que la rueda motriz que utiliza es la forma de aprovechamiento de agua más primitiva y rudimentaria que se conoce a través de la historia. Sobre el sistema hidráulico para la inyección de aire en el hogar, es coincidente con el que se utiliza en las forjas catalanas, el cual pudo ser un procedimiento introducido en España por los romanos.

      Compludo es el lugar en el que se encuentra tan pintoresco lugar. En plena Comarca del Bierzo, dando la bienvenida a la entrada del pueblo y junto a dos pequeños ríos, el Miera y el Miruelos, que fueron de gran utilidad cuando la fragua aún funcionaba. El pueblo está enclavado en un tranquilo valle que fue cuna de la primera fundación monástica visigótica berciana de la que aún quedan vestigios en el pueblo.

      Arquitectónicamente, además de la herrería, hay que destacar la Iglesia de San Justo y Pastor. Data del siglo XVI y su principal característica es la mezcla de detalles góticos y renacentistas. Además cuenta con uno de los retablos más antiguos de El Bierzo.

      Alrededores

      Unido a otras dos pequeñas poblaciones, Espinoso, Palacios y Carracedo, forman el llamado ‘Coto de la Abadía’. Ambos duermen la fatiga de muchos siglos de historia en los que un día muy lejano, en el año 640 d.C., alumbraron el nacimiento del primer monasterio de la España cristiana. Fue San Fructuoso, un noble toledano, el que levantó el monasterio junto a sus discípulos y el que, sin saberlo, colocó a esa pequeña comarca en el mapa.

      Viaje al Medievo en la Herrería de Compludo

      Rodeado de bosque, tiene a pocos kilómetros un pequeño pueblo, Carracedo de Compludo, conocido en la comarca por la cascada de El Gualtón. Muchos son los senderistas que se acercan a este lugar a admirar la naturaleza, los colores que ofrece: intensos verdes en primavera y toda una gama de ocres y marrones en otoño. La cascada del Gualtón es la más alta del Bierzo y para llegar a ella hay que recorrer un sendero de montaña que parte del pueblo –que se encuentra casi abandonado-.

      Espinoso es otro de los pueblos del valle de Compludo. Sus casas de piedra y pizarra parecen llamar al turismo. Quizá por eso sea uno de los más grandes de la zona y el más preparado: un mesón, una posada y un albergue, además de una gran variedad de actividades en la naturaleza intentan acercar el pueblo a sus visitantes.

      Historia y naturaleza rodean esta zona del noroeste de León y en esta época de fiestas, el entretenimiento en estos pueblos está asegurado.