Este verano, nada como bañarse en... Burgos

Este verano, nada como bañarse en... Burgos

  • La provincia burgalesa reúne zonas de baño aptas para su uso que van desde playas fluviales a embalses pasando por vírgenes saltos de agua y cascadas

¿Quién dijo que el turismo de interior no es refrescante? No hace falta irse al Mediterráneo o al Cantábrico para disfrutar de aguas cristalinas o de zonas arenosas para tomar el sol. En la propia Provincia de Burgos, muy cerca de los principales epicentros urbanos de España, se encuentran varias zonas de baño tanto para los más familiares –la playa de Fuente Prior o el embalse Ebro-Arija- como para los más aventureros –Espinosa de los Monteros o los saltos de agua del Valle de Tobalina-. Un auténtico ramillete de opciones para elegir y, sobre todo, para combinar con la gastronomía y la naturaleza que diferencia a estos parajes de los costeros.

La provincia de Burgos, gracias a su ubicación cerca de los principales núcleos urbanos del centro de la península y a sus reclamos naturales y enogastronómicos, constituye un destino ideal para descansar en este periodo vacacional. Y más aún cuando se analizan las diferentes zonas de baño que jalonan el territorio de la mano del río Ebro, el río Duero o el río Arlanza, entre otros.

Zonas aptas para todos los miembros de la familia, para losque buscan emociones fuertes, para los que se quedan admirados cuando ven aguas turquesas, para los que prefieren bucear y sorprenderse con los fondos de agua fluviales, que en determinadas ocasiones guardan bellas estampas que no dejan indiferente a nadie. Todo esto es lo que guarda Burgos en su interior.

Para los públicos que buscan aguas tranquilas, no muy frías en estas épocas del año, hay dos zonas que destacan por su calidad y sus instalaciones: la playa de Fuente Prior, en el Río Arlanzón, en pleno Burgos capital; y Arija, en la intersección con el Embalse del Ebro, y colindando con otras zonas también muy recomendables como Campoo de Yuso, Corconte o Las Rozas de Valdearroyo.

La primera, Fuente Prior, está inmersa en el parque de Fuentes Blancas, una zona que cuenta con varias áreas de ocio, anillos verdes y arenas finas para poner la sombrilla y tomar el sol durante todo el día. Ideal para combinar turismo de interior con “playa” y sol.

En cuanto a la segunda, situada en el Embalse del Ebro a su paso por la localidad de Arija, cuenta también con zonas de arena fina, rincones para el avistamiento de la multitud de especies de aves que habitan en este territorio, rutas de senderismo, bicicleta de montaña y, por supuesto, de un alberge con cabañas de madera especialmente pensadas para familias con niños.

Otro paraje excepcional para toda la familia lo encontramos en el municipio de Espinosa de los Monteros, en la comarca de Las Merindades. En este pueblo de cerca de 2.000 personas existe una piscina natural que se alimenta de las aguas del río Trueba y que posee zonas que cubren varios metros, múltiples cascadas, saltos de agua y terrenos verdes aledaños a las propias piscinas.