nortecastilla.es
Domingo, 16 de julio de 2006
 Webmail     Alertas    Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Vuelos baratos
Regalos
Ofertas de viajes
Antivirus
Alquiler de pisos
Recetas de cocina


AUDIENCIA
ÚLTIMA
 Actualizado: 1.01 a.m.
 
 
EDICIÓN IMPRESA
 
Firo Vázquez parte con las manos una hoja de 'su' Quijote antes de llevársela a la boca. / EL NORTE
CONTRAPORTADA
El Quijote se come. Es un sabroso manjar que, en la mesa, no se indigesta. En papel de maíz o de trigo, con tinta de calamar y colorantes como el pimentón, la cúrcuma o algunas hierbas, el cocinero de origen bejarano y afincado en Moratalla (Murcia), Firo Vázquez, ha logrado que la obra más universal del español gane adeptos por el estómago. Puede sonar irreverente. Nada más lejos del sentido común tratándose del libro que cuenta las aventuras y desventuras de un caballero que olvidaba los apetitos terrenales y alimentaba su espíritu con novelas de caballería.
 
VUELTA DE HOJA

Vocento