nortecastilla.es
Jueves, 11 de mayo de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Vuelos baratos
Regalos
Ofertas de viajes
Antivirus
Alquiler de pisos
Recetas de cocina



AUDIENCIA
CASTILLA Y LEÓN
cultura
Valladolid acoge una muestra de esculturas humanas y rostros de Julio González, arropadas por obras de su hermano e hija
La exposición, que muestra obras inéditas hasta el momento, hace un recorrido por la trayectoria estilística y artística del escultor
Valladolid acoge una muestra de esculturas humanas y rostros de Julio González, arropadas por obras de su hermano e hija
Exposición de Julio Gonzalez en la sala del museo de la Pasión./ El Norte
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La Sala de la Pasión de Valladolid acoge desde hoy y hasta el próximo 11 de junio la muestra ' Julio González y su entorno familiar, Joan y Roberta', que a través de 79 piezas arropadas por las de su hermano e hija refleja la trayectoria artística del escultor español.
La muestra expone, de este modo, 20 esculturas y 37 lienzos y papeles de Julio González así como 15 obras a papel de su hermano Joan y siete lienzos y dibujos de su hija Roberta procedentes de las colecciones Arango, Azcona, Sierra, entre otras particulares, y del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.
Entre las obras que de Julio González se pueden ver en la muestra destaca la escultura 'Pequeña Montserrat Asustada', de 1942, que se acompaña de dos, dos versiones de dibujos sobre papel y cuatro dibujos preparatorios en los que la protagonista de la creación aparece con y sin niños; 'Daphne' (1937), basada en el personaje mitológico; una seria de manos pertenecientes al proyecto de creación de una Montserrat monumental que no llegó a terminar o dibujos de maternidades y desnudos, entre otros.
Según destacó hoy la comisaria de la muestra, Lola Durán, la selección de las obras que se pueden ver en La Pasión, entre las que destacan algunas inéditas procedentes de particulares, responde a un criterio evolutivo ya que se pretende que el visitante contemple una representación de todas las técnicas y las épocas en las que trabajó González, considerado uno de los más importantes escultores del XX junto a Pablo Gargallo.
Tras recordar que espacios museísticos como el Moma, el Centre Georges Pompidou de París, el IVAM o el Reina Sofía cuentan en sus colecciones permanentes con obras de Julio González , Durán hizo un repaso por la trayectoria artística del escultor, que comenzó a trabajar en el taller de orfebrería de su padre junto a su hermano Joan, una persona vitalista que años después le arrastró a París después de formar parte de la vanguardia artística catalana.
La carrera de Joan se truncó tras su muerte temprana muerte, en 1908, épocas en la que Julio cultivaba la pintura y la escultura bajo la influencia del Modernismo para pasar, en la década de los 20, a intensificar su labor escultórica mediante la exploración de nuevas formas de expresión como el Cubismo.
Su interés por el análisis de los volúmenes a través de planos y sus primeros trabajos basados en figuras femeninas y en rostros, una "constante" en su obra, según Durán, coincidió con su relación de amistad con Pablo Picasso, que se intensificó en 1928 tras el encargo realizado por el malagueño del ensamblado en hierro y bronce de 'Femme au Jardin' entre 1930 y 1932.
Evolución y madurez
Es a partir de ese momento en el que Julio González comienza a realizar obras más volumétricas y tridimensionales como las máscaras de hierro y en el que alcanzó la madurez de su obra, época en la que sustituye las masas y los volúmenes llenos por figuras planas y vacías con el deseo de "dibujar en el espacio".
Valladolid acoge una muestra de esculturas humanas y rostros de Julio González, arropadas por obras de su hermano e hija
Exposición de Julio Gonzalez en la sala del museo de la Pasión./ El Norte
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Su obra escultórica, que siempre estuvo apoyada por los bocetos que previamente realizaba en papel, derivó en la última época hacia la "estatuaria tradicional", según la comisaria de la exposición, quien añadió que precisamente de esta época, en concreto de 1937, data sus famosa 'Montserrat', por la que es más conocido.
La realización de esta escultura, que se expuso en el pabellón de España de la Exposición Universal de París junto al Guernika de Picasso, coincide en el tiempo con la Guerra Civil Española por lo que el artista, según Durán, respondió a la tragedia del momento con la creación de una mujer, una campesina "que viene de la tierra" y que se enfrenta a la vida "llena de coraje".
En referencia a su hermano Joan, cuyos dibujos de figuras femeninas y paisajes se pueden ver en la Sala de la Pasión, la comisaria de la exposición resaltó que se trataba del "más extrovertido" -fue abriendo camino en la familia- mientras que de su hija Roberta, con una experiencia vital atormentada por su discapacidad, su reclusión en un centro y su posterior matrimonio y separación, se exhiben siete lienzos y dibujos.
Valladolid acoge una muestra de esculturas humanas y rostros de Julio González, arropadas por obras de su hermano e hija
Exposición de Julio Gonzalez en la sala del museo de la Pasión./ El Norte
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Fue precisamente su hija Roberta quien se preocupó de que la obra de su padre fuera conocida y quien, debido a la platónica relación que mantenían, regaló a Eusebio Sempere obras de Julio, Joan y suyas propias que luego fueron heredadas por la pareja de Eusebio y por sus posteriores descendientes.
"La obra de Julio González difícilmente se entiende sin Joan y Roberta", subrayó Durán, quien destacó que su hermano fue su amigo así como su precursor en el mundo del arte mientras que su hija se erigió en su continuadora.
En referencia al papel de la obra de González en los creadores del siglo XX, Lola Durán señaló que se trata de una influencia compartida con Gargallo que tuvo repercusiones "importantísimas" a nivel nacional e internacional ya que Pablo Gargallo inició la tradición y Julio González la retomó y la "engrandeció".
Asimismo, la comisaria de la muestra puso de manifiesto la dificultad que conllevó la recopilación de las obras de los hermanos González y de Roberta debido a que, en muchos casos, algunas de las creaciones que se exhiben ni siquiera se conocían desde 1914 por lo que, recalcó, la muestra ofrece también una "aportación científica".



Vocento