nortecastilla.es
Miércoles, 29 de marzo de 2006
 Webmail     Alertas    Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
AUDIENCIA


LO + BUSCADO
Semana Santa
Vuelos baratos
Regalos
Ofertas de viajes
Antivirus
Fernando Alonso
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
VIDA & OCIO
 Actualizado: 9.01 a.m.
 
 
EDICIÓN IMPRESA
 
Catalina Montes, en el jardín de la sede de su Fundación en Valladolid. / HENAR SASTRE
VIDA Y OCIO
El árbol de la pasión empieza a brotar estos días, como cada primavera, en el patio de la Fundación Segundo y Santiago Montes. Da sombra y refugio a 'Odiseo', la escultura que Jorge Oteiza regalara a la familia Montes Mozo. Al igual que esta saga familiar vallisoletana, su tronco maltrecho pasó muchas vicisitudes, pero salió adelante por el empeño personal de Catalina Montes, albacea testamentario de las aportaciones de esta singular saga. «Comenzó a florecer de nuevo casi a la par que abríamos la sede de la fundación», recordaba ayer Catalina.
 
Otros titulares

Vocento