nortecastilla.es
Miércoles, 8 de marzo de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Puente de marzo
Día del padre
Regalos
Ofertas de viajes
Antivirus
Fernando Alonso
Alquiler de pisos
Recetas de cocina



AUDIENCIA
CULTURA
CULTURA
Pilar Cabrera inaugurará el órgano digital de la Catedral de Valladolid
El concierto tendrá lugar el día del Corpus después de la instalación y rodaje del nuevo instrumento, que viaja actualmente desde EE. UU.
Pilar Cabrera inaugurará el órgano digital de la Catedral de Valladolid
Catedral de Valladolid. / R. S.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
CALENDARIO DE UNA COMPRA
Diciembre del 2005: Encargo oficial del órgano mediante envío de una transferencia desde el Arzobispado de Valladolid a la firma Allen Organ Company de Macungie, Pensilvania, Estados Unidos.

Enero del 2006: Firma del contrato de compra por el presidente del Cabildo catedralicio y el de la firma Allen.

Marzo del 2006: Envío por barco de la consola y las pantallas acústicas que la acompañan.

Abril del 2006: Instalación del instrumento en la Catedral de Valladolid.

Mayo del 2006: Rodaje del nuevo instrumento con audiciones de prueba.

7 de mayo: El órgano sonará en la solemne misa para ordenaciones.

Día del Corpus: Primera misa con el órgano y el Coro Diocesano. Por la tarde, primer concierto a cargo de la organista Pilar Cabrera.

Septiembre: Segundo concierto.

Diciembre: Tercer concierto y primero con orquesta.


Publicidad

Pilar Cabrera inaugurará en junio, el día de Corpus Christi, el nuevo órgano de tubos digitalizados que ha adquirido la Catedral de Valladolid. El concierto, en el que interpretará, con la colaboración de un trompetista, obras de Bach, Mozart y 'Tres invocaciones marianas', del vallisoletano Jesús Legido, seguirá por la tarde a la primera misa en la que el Coro Diocesano cantará acompañado del instrumento, que sonará por primera vez en público el 7 de mayo, durante la solemne misa para ordenaciones.

Termina así una larga historia que comenzó cuando desde el Arzobispado se pidió al Cabildo catedralicio que buscará la forma de acompañar al Coro Diocesano en las diez o doce celebraciones anuales en las que participa, ya que de acuerdo con las normas litúrgicas debe colocarse cerca de los fieles, del presbiterio y de la nave central del templo, mientras que el órgano de tubos está situado al fondo, en el coro alto, y lejos, por tanto, de los cantores.

Del siglo XVII

La primera idea fue utilizar un pequeño instrumento de tubos del siglo XVII que se guarda en los almacenes del Museo Diocesano, pero se desechó, probablemente por su estado de conservación.

Entonces -estamos en diciembre del 2004-, dos miembros del Cabildo fueron invitados a escuchar un concierto en el órgano Allen -la misma marca del que ha adquirido la catedral- de Cubillas de Santa Marta, y quedaron tan impresionados, que el Cabildo nombró a unos capitulares para que estudiaran el instrumento digital con consola móvil y pantallas acústicas. Su informe fue, indiscutiblemente, positivo, ya que un año después el Arzobispado envió una transferencia a Allen Organ Company, empresa instalada en Macungie, Pensilvania, como primer pago a cuenta de un total de 120.000 euros.

Poco antes, en octubre, el Cabildo contrató al organero de Tordesillas Joaquín Lois para que se hiciera cargo del mantenimiento, conservación y afinación del órgano de tubos, el más grande de la provincia. Obra de Aquilino Amezua y Leocadio Galdós, fue inaugurado por el arzobispo Remigio Gandásegui el 7 de diciembre de 1928. Tiene tres teclados manuales de 56 notas, pedal de 30 notas y 36 registros.

Después de la intervención de Lois, se han restaurado los fuelles y encargado un nuevo ventilador silencioso, aunque son muchos los que opinan que el instrumento necesita una completa y mucho más costosa intervención, a la que se podía haber destinado parte de la cantidad que se ha pagado por el digital.

Estupor y dolor

Desde el momento en que se hizo pública la compra, numerosos especialistas se han dirigido al Arzobispado para manifestar su «estupor, perplejidad y dolor», como escribe Montserrat Torrent, catedrática jubilada del Conservatorio Superior de Barcelona. En la carta expresa al arzobispo su indignación «hacia los que hayan aconsejado semejante despropósito, que sitúa a Valladolid y a su hermosa catedral en el furgón de cola del movimiento internacional en favor del órgano secular».

También la Asociación Manuel Marín de Amigos del Órgano de Valladolid dice en un comunicado que «no logramos comprender algunas ni podemos aceptar otras de las razones que exponen los señores del Cabildo para justificar un hecho que nos parece, a todas luces, deplorable y negativamente ejemplarizante para otros templos de la Diócesis».

Añade la asociación que significa un «importante paso atrás» en la recuperación de «la dignidad de la música en la Iglesia», y la demostración de una absoluta falta de sensibilidad.



Vocento