nortecastilla.es
Miércoles, 22 de febrero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Oposiciones
Cursos On line
Inglés
Ofertas de viajes
Antivirus
SMS gratis
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
AUDIENCIA
SEGOVIA
SEGOVIA
Las obras de restauración de la iglesia afrontan la recta final
La iglesia al fondo, vista desde la laguna decorada con un barco. / ISABEL JIMENO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Las obras comenzaron hace casi un año y desde entonces la iglesia de San Pedro Apostol permanece cerrada al culto. Ahora los vecinos de Labajos deben acudir a misa al salón de la planta baja de la Casa Consistorial, que se ha habilitado para la ocasión.

Aunque los trabajos han sufrido algunos retrasos por la obligación de cambiar de empresa adjudicataria por otra cualificada para intervenir, cuando acaben las obras, el templo lucirá más mejoras de las previstas. A la reparación de la deteriorada cubierta se añade la intervención en las grietas de la torre para asegurar los materiales que rematan la construcción de rectas y altas paredes de ladrillo.

La rehabilitación de la iglesia es uno de los proyectos en marcha en Labajos, que este año continuará con el cambio de redes de agua potable y la ampliación de la red de saneamiento. Pero sin duda uno de los objetivos estrella del Ayuntamiento de la localidad es mejorar y ampliar las instalaciones deportivas, reducidas por el momento a una pista polideportiva y un frontón. «Necesitamos vallarlo y acondicionar la zona», destaca el alcalde, Santiago Fuentes Gómez. Y es aunque no hay mucha población joven, los fines de semana y en vacaciones este colectivo aumenta sustancialmente.

Para ello, la ayuda de otras instituciones es fundamental en un Ayuntamiento pequeño como el de Labajos, con unos 150 habitantes. Los ingresos derivados del paso de la N-VI y autopista AP-6 por la localidad también ayudan a afrontar las inversiones municipales. Pero, sobre todo, ese constante ir y venir de vehículos por el centro del pueblo también permite que la actividad hostelera, el pilar fundamental de la economía de Labajos, goce de buena salud, con unos 40 puestos de trabajo.

Aunque la población desciende a un peligroso ritmo, el desarrollo urbanístico que experimenta el municipio, cercano a Madrid y, fundamentalmente, bien comunicado con la capital del España, desde hace unos dos años abre una ventana diferente hacia el futuro.

Urbanizaciones

Aunque hay pocos que deciden fijar su vida en Labajos, las viviendas de segunda residencia crecen a buen ritmo. A las ya urbanizadas se une un proyecto para levantar 150 viviendas, que aunque todavía no están construidas ya se han empezado a vender, muchas a gente de fuera, que nada tiene que ver con Labajos, pero que recalan aquí en busca de un lugar tranquilo y cercano a Madrid. «Aunque no aumente el número de viviendas, supone que el pueblo sobreviva, que sigan las tiendas y los bares abiertos», comenta el regidor, consciente de que esta parece la única vía de escape por la que puede caminar el futuro de Labajos.



Vocento