nortecastilla.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Oposiciones
Cursos On line
Inglés
Ofertas de viajes
Antivirus
SMS gratis
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
AUDIENCIA
SEGOVIA
SEGOVIA
Navidad dulzainera
Mata de Cuéllar celebra su noveno certamen de dulzaina y tamboril Agapito Marazuela
Tres de los participantes, con una mujer tocando el tamboril (arriba), y varios dulzaineros durante el certamen. / M. RICO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
O es ya muy usual la zambomba como instrumento navideño, pero en la localidad de Mata de Cuéllar, al menos durante los últimos nueve años no se echa de menos. Y tampoco los villancicos.

Hace unos años quisieron relanzar la festividad de San Esteban que se celebra el día 26 de enero y lo hicieron con uno de los instrumentos que más gusta en la comarca: la dulzaina. Desde entonces la localidad es conocida por celebrar una reunión de amantes de la dulzaina y el tamboril en pleno invierno. Nieve, lluvia y mucho frío se han dado cita cada año en el certamen de la localidad, pero también decenas de miembros de diversos grupos y escuelas de dulzaina, además de varias regiones y muy diferentes edades.

Sin duda la protagonista de la noche es la dulzaina, aunque al otro lado del instrumento había muchas otras, como las componentes del único grupo femenino que acude al certamen. Ellas aplauden la iniciativa del pequeño pueblo de Mata de Cuéllar.

«Estamos todo el año esperando este día para venir», afirman y aseguran que es un punto de encuentro para todos los dulzaineros y sobre todo para ver a varios amigos.

No es fácil para ellas tocar la dulzaina, puesto que afirman que es «un instrumento muy duro» y más teniendo en cuenta que trabajan fuera y dentro de sus casas, crían hijos y aprenden a tocar el instrumento y, pese a todo, acuden a todas las concentraciones donde las llaman. Pero todavía la gente les mira raro ya que en Valladolid no se encuentra documentado ningún grupo de dulzainas todo mujeres, sí mixtos, pero ninguno femenino en su totalidad. Aún así a ellas les compensa y la experiencia es muy positiva.

Aunque ellas ya están curtidas no así con un pequeño y joven grupo de Sanchonuño, en el que se unían niños con jóvenes y en su mayoría chicas. Únicamente llevaban dos meses tocando, por lo que el certamen de Mata era su primera experiencia ante el público y aunque reconocen que al principio estaban nerviosas, después se encontraban muy contentas. Les gustó el ambiente y la unión de tanto dulzainero amante de un instrumento que en su caso están aprendiendo a querer.

Homenaje

Niños que están comenzando a hacerse con el instrumento y grandes experimentados y profesionales de la dulzaina y el tamboril se reúnen anualmente en Mata de Cuéllar para hacer su pequeño homenaje al folklore más clásico.

Además, para terminar el certamen todos los grupos unidos tocan alguna pieza, en lo que es un gran espectáculo que no se parece en nada a un estruendo. Dulzainas, tamboriles y bombos resuenan por toda la comarca antes de recuperar energías con un vino español. Los vecinos y quienes disfrutaron del certamen pudieron combatir las frías temperaturas con la degustación de gran chocolatada para concluir la jornada.



Vocento