nortecastilla.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Oposiciones
Cursos On line
Inglés
Ofertas de viajes
Antivirus
SMS gratis
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
AUDIENCIA
SEGOVIA
LA ELIPSE
Dos titulares
Alos periodistas se les suele interrogar en este rito del cambio de año acerca de la noticia que más desean dar en sus respectivos medios, y yo tengo dos en la cartera. Ahora que parece que la gente sólo se muere por el tabaco, y que si el vicio se acabara la humanidad conseguiría alcanzar la inmortalidad, existen dos frentes que aún superan con creces los límites de muertes y desgracias que pueden considerarse inevitables: las carreteras y los centros de trabajo.

El último periódico de 2005 advertía que en España las cifras provisionales de fallecidos en accidentes de tráfico cuadruplicaban el número registrado en la campaña navideña de 2004. Es un atroz mecanismo que no sólo no se detiene, sino que aumenta progresivamente a pesar de las mejoras en las infraestructuras y a pesar de las campañas de sensibilización.

Las carreteras se convierten en cementerios eventuales en demasiadas ocasiones y repasando las causas más habituales de los accidentes se puede seguir pensando que un porcentaje muy alto de los mismos se puede evitar. Este es uno de los titulares deseados para 2006. El otro sería similar, aunque referido esta vez a la siniestralidad laboral, otro coco de nuestras estadísticas.

Se puede esperar que la tecnificación que alcanzan los procesos productivos se extienda a la seguridad en el trabajo para reducir las todavía insoportables cifras de heridos y muertos en este terreno.



Vocento