nortecastilla.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Oposiciones
Cursos On line
Inglés
Ofertas de viajes
Antivirus
SMS gratis
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
AUDIENCIA
PALENCIA
HISTORIA
Un libro recupera la memoria de medio centenar de médicos palentinos represaliados
'Los médicos de la otra orilla', de Albano de Juan, recuerda a los facultativos fusilados, exiliados o encarcelados El Colegio de Médicos de Palencia sancionó a 34 profesionales
Sanitarios palentinos del bando nacional, en el hospital San Bernabé. / COLECCIÓN DE LA FAMILIA NEGRETE
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Antes de que comenzara a producirse el movimiento de la llamada 'recuperación de la memoria histórica', basado en la búsqueda, desenterramiento y funerales de aquellas personas que murieron en la Guerra Civil víctimas de la represión del bando nacional, el cirujano Albano de Juan ya trabajaba en un proyecto similar, pero ceñido al colectivo de los médicos palentinos que simpatizaron con la República. Seis años de trabajo, que inició en 1998, han servido para recopilar la información y publicarla. El resultado es 'Los médicos de la otra orilla. La represión franquista sobre los médicos palentinos (1936-1945)', que la editorial Cálamo acaba de poner a la venta.

No es la primera incursión de Albano de Juan en la historia del colectivo médico palentino. Con anterioridad, ha publicado 'Las primeras mujeres del Colegio Oficial de Médicos de Palencia' y, junto a Eduardo Seco, el catálogo de la exposición conmemorativa del centenario del Colegio de Médicos de Palencia, que se titula 'Los médicos y la medicina de finales del siglo XIX en Palencia'. Fue precisamente durante las investigaciones de estos trabajos cuando surgió el embrión del libro actual. «Buscando documentación encontré una carta que me llamó la atención. Estaba escrita por el médico de Aguilar Alejo Millán e iba dirigida al presidente del Colegio de Médicos para pedirle si podía hacer algo por su hijo Andrés, que también era médico y que estaba encarcelado por algo que ningún hombre de bien le obligaría a bajar los ojos, según la misiva. A partir de ahí, comencé a revolver papeles para ver si en la situación de Andrés Millán había más médicos», señala el autor.

Represión

Albano de Juan Castrillo sí ha descubierto más casos. Además de Andrés, que terminó fusilado después de un consejo de guerra, el autor del libro ha seguido la pista de más de medio centenar de médicos víctimas de la represión franquista. En concreto, ocho fueron fusilados, cuatro marcharon al exilio, entre los que figura Trinidad Arroyo, siete fueron encarcelados y otros 34 depurados por el propio Colegio de Médicos de Palencia. De todos ellos, con nombres y apellidos, habla este cirujano nacido en Fuentes de Nava y que ahora desempeña su trabajo en el Hospital Río Carrión después de hacerlo durante muchos años en San Telmo.

Con este trabajo, Albano de Juan ha querido, según sus palabras, «rescatar del olvido a estos médicos, devolverles la dignidad y apartar esa losa que ha caído sobre estos palentinos que defendieron unos valores que son los que defendemos hoy, la democracia y la legalidad institucional». La depuración de estos profesionales se produjo en el mismo Colegio de Médicos. «Después de la Guerra Civil, e incluso antes, todos los funcionarios tenían que pasar por un proceso de investigación para conocer cuál había sido su pasado, en definitiva para comprobar si se adherían al nuevo régimen político. Los expedientes afectaron a todos, a los médicos también. Los que habían tenido un pasado de apoyo a la República, fueran del partido que fueran, sufrieron algún tipo de sanción del Colegio de Médicos, aunque algunos se libraron. Las sanciones eran desde la prohibición de desempeñar la profesión de por vida, por lo que tuvieron que dedicarse a otro trabajo, o de forma temporal. También se les prohibía ocupar puestos de responsabilidad en el colegio. En algunas provincias, algunos catedráticos perdieron su cátedra», explica Albano de Juan.

No obstante, el autor del libro ha detectado que en el proceso de las depuraciones se dio un «cierto corporativismo». «Los médicos no se portaron mal en general y se buscaba la forma de evitar la sanción, o que ésta fuera muy grave», señala. Las acusaciones que pesaban sobre estos médicos eran variopintas, «desde no ir a misa hasta votar a la izquierda o pertenecer a asociaciones que iban contra los principios del Movimiento Nacional. También se acusaba por llevar la bandera republicana. Andrés, el de la carta que dio origen al libro, era concejal por el Frente Popular», explica De Juan.

¿Cuál fue el papel del Colegio de Médicos durante los hechos que estudia Albano de Juan? Él lo explica: «En la guerra cada médico va por su lado. Entonces el Colegio se lava las manos en relación con los detenidos y fusilados, ya que se pone al lado de los golpistas. No hay ni una sola carta del Colegio que dé el pésame a la familia de los fusilados. Sí que hay cartas, sin embargo, dirigidas a las familias de los que mueren en el bando nacional. Después, en las depuraciones, el Colegio intentó que las sanciones fueran más leves», concluye.



Vocento