nortecastilla.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
EL TIEMPO
LO + BUSCADO
Oposiciones
Cursos On line
Inglés
Ofertas de viajes
Antivirus
SMS gratis
Alquiler de pisos
Recetas de cocina
AUDIENCIA
INTERNACIONAL
INTERNACIONAL
Quedan en libertad tres de los cinco europeos capturados en Yemen
Tres italianas que habían sido secuestradas horas antes en Yemen por un grupo tribal fueron liberadas ayer por la tarde, según fuentes del Gobierno yemení que cita la agencia oficial SABA.

Quedan dos personas más, también italianas, en manos de los captores, que reclaman la excarcelación de algunos de los miembros de su tribu presos por diversos delitos.

Los secuestros se produjeron en la localidad de Saruah, provincia de Maareb, en el occidente del país, a poco más de cien kilómetros de la capital, Sana.

Se ignora por el momento qué ha podido propiciar la liberación de las tres mujeres solo horas después de su captura.

SABA, que no se había hecho eco del secuestro en todo el día, no informa sobre ningún otro detalle.

El Ministerio italiano de Asuntos Exteriores confirmó el secuestro de un grupo de ciudadanos de ese país en Yemen.

A través de la Unidad de Crisis, el ministerio está en contacto con la Embajada italiana en Sana, que «está realizando las gestiones oportunas ante las más altas autoridades yemenitas para promover una solución del caso».

La Unidad de Crisis está identificando la presencia de ciudadanos italianos en Yemen, que sumarían aproximadamente un centenar, «a pesar de que el Ministerio de Asuntos Exteriores haya recomendado con fuerza desde hace tiempo evitar el turismo en las áreas tribales del país».

Declaraciones

Por otra parte, el ex secretario de Estado alemán de Asuntos Exteriores, Jürgen Chrobog, afirmó ayer, de regreso a su país tras ser secuestrado con su familia en Yemen, que no incurrió en negligencia alguna en su viaje, planificado por el Gobierno yemení, y que Berlín no hizo ninguna concesión para lograr su liberación.

«Nunca pondría en peligro a mi familia», dijo, tras tomar tierra en Colonia el avión del ejército alemán que les transportó.



Vocento