Visto para sentencia el juicio contra la pareja que construyó dos casas en Fuentes Carrionas

Agujas de Cardaño, en la Montaña Palentina. /Antonio Quintero
Agujas de Cardaño, en la Montaña Palentina. / Antonio Quintero

El Ministerio Público pide para el matrimonio una pena de dos años de prisión por un presunto delito contra la ordenación del territorio

El Norte
EL NORTEPalencia

El Juzgado de lo Penal de Palencia dejó visto para sentencia el lunes el juicio que inició el 7 de noviembre en Cervera contra M. M. C. de 42 años, y J. A. F. R., de 51, un matrimonio para quienes la Fiscalía pide una pena de dos años de cárcel y multa de 2.880 euros por un presunto delito contra la ordenación del territorio, después de que construyeran de forma ilegal dos edificaciones como vivienda en el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.

La vista se suspendió el pasado 7 de noviembre dada la gran cantidad de pruebas y testigos, y aunque en un principio se barajó el 4 de diciembre como fecha para su reanudación, finalmente el juicio se reanudó el pasado lunes, quedando visto para sentencia y elevadas a definitivas las conclusiones provisionales.

En la primera sesión de la vista oral, los dos acusados se negaron a responder a las preguntas del fiscal y de la acusación particular, y solo contestaron a las cuestiones que les formuló su abogado, afirmando que pidieron permiso a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para construir –aunque para una caseta de aperos– y que lo hicieron porque había allí otras construcciones y ellos estaban al lado del pueblo.

Los hechos se remontan al año 2000, cuando M. M. C. era propietaria de una parcela en el polígono 1 de Arbejal, en el pago Del Campo, término de Cervera. Dicho terreno, de acuerdo con el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), se ubicaba en el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, introducido por la Junta dentro del Plan de Espacios Naturales Protegidos y declarado zona de uso compatible, por la que se establecía con carácter general la prohibición de construcciones que fuesen a ser utilizadas como viviendas», según sostiene el Ministerio Público.

«Los acusados, de manera conjunta y sin haber obtenido licencia que les permitiese llevarlo a cabo, y siendo conscientes de la ilegalidad de su acción, construyeron dos edificaciones, consistentes una de ellas en una caseta de 30 metros cuadrados y la otra, en una edificación de 60. Asimismo, establecieron un cerramiento perimetral de bloques de hormigón a la finca, con tres entradas en la zona de servidumbre de uso público», afirma el fiscal.

«Además, realizaron un pozo, una escollera y una escalera de piedra por la que se accedía al río. Dichas edificaciones tenían como destino ser utilizadas como vivienda. Tal construcción ilegal se fue ejecutando desde 2000 hasta 2005 bajo la dirección de los acusados, y en 2003, se inscribieron en el padrón municipal aportando como domicilio la vivienda construida», concluye el fiscal, que solicita su demolición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos