Victorio Macho trae el Cristo del Otero hasta la Calle Mayor de Palencia

Representantes insttitucionales y vecinos rodena la escultural tras la inauguración para posar en una foto conmemorativa. / Antonio Quintero

La ciudad ofrece un homenaje permanente al creador de uno de los grandes símbolos de la capital palentina

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Se levanta ya con orgullo en plena Calle Mayor de Palencia. Victorio Macho observa pensativo la cabeza de su Cristo del Otero mientras cavila sobre las proporciones y el diseño que debería dar a la que posteriormente se convirtiese en su obra cumbre.

Así ha diseñado el escultor palentino Luis Alonso el monumento al que fuera su mestro durante algunos años y que la ciudad de Palencia le ha encargado para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la muerte de Victorio Macho, ocurrida el 13 de julio de 1966 en Toledo.

Fotos

Ha llegado un año tarde, pero ha servido de esta forma como colofón a todos los actos culturales que a lo largo de año y medio se han ido sucediendo en la capital palentina en recuerdo del gran escultor que concedió a Palencia uno de sus mayores símbolos, el Cristo del Otero.

La estatua ha sido descubierta por el alcalde, Alfonso Polanco, y el propio creador en un emotivo acto que se ha desarrollado en la Plaza Mayor, ante la curiosidad y también el orgullo de muchos palentinos que consideran que la ciudad mantenía una deuda con Victorio Macho, como ha reconocido el propio regidor.

La pieza, para cuya elaboración ha sido necesaria la colaboración económica de la Diputación y de la Junta, se plantea como homenaje permanente de la ciudad hacia Victorio Macho y con él hacia toda la nómina de escultores de origen palentino, en especial del paredeño Alonso Berruguete, cuya figura quedó también inmortalizada en la Plaza Mayor de Palencia de la mano del propio Macho.

El acto ha contado con la presencia de la consejera de Cultura de Castilla y León, María Josefa García Cirac.

Fotos

Vídeos