Los vecinos de Poza de la Vega se quedan sin agua potable

Uno de los muchos carteles que pueblan las calles del municipio./
Uno de los muchos carteles que pueblan las calles del municipio.

Su elevada turbidez, cinco veces superior a lo permitido, «puede deberse a la caída de las paredes del acuífero»

Marco Alonso
MARCO ALONSO

El agua que sale del grifo en Poza de la Vega no es apta para el consumo humano. Los cerca de 200 habitantes del municipio se encontraron hace días con el pueblo lleno de carteles que alertaban de que el agua corriente no era potable debido a su elevada turbidez, y este anuncio ha añadido una enorme dosis de incertidumbre a los vecinos, que esperan que esta situación se solucione cuanto antes.

El alcalde de Poza de la Vega, el socialista Daniel Alonso, asegura que el agua está mucho más turbio de lo permitido. «La turbidez permitida es de 5 y tiene entre 20 y 24, por lo que no es apta para el consumo. Han analizado el problema y parece ser que esa turbidez es de arcilla, por lo que, seguramente, se han desplomado las paredes en el acuífero y de ahí viene todo el problema», explicó ayer el alcalde, que asegura que el problema no es de hoy. «Esto se ha empezado a notar hace una semana o diez días», agregó.

Fueron los propios vecinos los que alertaron del problema y una analítica posterior determinó que el agua de este municipio, ubicado a 9,5 kilómetros de Saldaña, no era potable. «Tenemos una empresa contratada, AQM, que hizo un análisis. Luego, avisamos a Salud Pública, pusimos anuncios en las calles del pueblo y ahora nadie puede saber hasta cuando puede durar esto porque no estamos dentro del acuífero aunque, aparentemente, está bajando esa turbidez», concluye el alcalde de este pequeño municipio de la comarca de la Vega.

Fotos

Vídeos