Vacíos del pasado en Tabanera de Cerrato

La artista Gloria Rubio presenta a los vecinos su proyecto artístico. / Luis Antonio Curiel

Gloria Rubio presenta un proyecto artístico de reflexión sobre la despoblación

LUIS ANTONIO CURIELTabanera

Tabanera de Cerrato acogió el pasado domingo el proyecto ‘Vacíos del pasado’, presentado por la artista plástica Gloria Rubio Largo. Este proyecto nació en 2013 y actualmente cuenta con la ayuda de la Beca de la Fundación Villalar, por lo que se presentará en otros pueblos de Castilla y León durante los próximos meses, como Encina de San Silvestre (Salamanca), la Ruta del Color (Segovia), Ambasaguas (León) y Lubián (Zamora). ‘Vacíos del pasado’ es un proyecto de intervención artística en espacios urbanos que están siendo abandonados, por lo que la artista hace su particular homenaje a las personas que se fueron. Se realiza de forma efímera en diferentes lugares que están en vías de abandono, como el caso del Barrio de Abajo en Tabanera de Cerrato.

Fotos

«Este proyecto pretende ser un análisis de la sociedad de consumo y el desarrollo del hábitat que propone para el hombre este modo de vida. Las imágenes producidas por la intervención tratan de reflexionar sobre un proceso que se sufre de forma global, el éxodo de las personas hacia las grandes ciudades», comenta la artista soriana Gloria Rubio.

Vecinos y visitantes realizaron un recorrido por las 25 siluetas de personas realizadas en fieltro negro que dieron vida a Tabanera de Cerrato durante el fin de semana. Un número que representa la cantidad de veces que se ha realizado el proyecto, por lo que en cada ocasión hay nuevos pobladores. «Con este trabajo pretendo que la gente reflexione y piense sobre los lugares abandonados, muchos de ellos pueblos de nuestra tierra. La inocencia perdida por el progreso está presente en la poesía de la sombra, en el vacío del pasado, que se incorpora a lo ya abandonado, a la destrucción de las cosas y lugares que ya no usamos», destacó Rubio Largo.

Las siluetas de hombres y mujeres dieron vida durante unos días al Barrio de Abajo, uno de los rincones típicos castellanos con construcciones realizadas en piedra y adobe que se han visto degradadas por el paso del tiempo, especialmente a partir de las décadas de los años 60 y 70, cuando se produjeron las migraciones a las grandes urbes. En estos momentos, el Barrio de Abajo se encuentra en ruinas. Además, varias casas cerradas recobraron vida gracias a las siluetas realizadas por la artista Gloria Rubio. Los propios tabanos se encargaron de dar nombre a sus nuevos vecinos, como Atanasio, un hombre rural ataviado con su boina que ha recobrado vida en la localidad durante el pasado fin de semana. Un arte efímero de hombres y mujeres que se van de Tabanera de Cerrato, como metáfora de la propia realidad que viven la mayoría de los pueblos de la región.

Entre los ‘nuevos pobladores’, llama especialmente la atención la silueta de un hombre excavada en la tierra y que es un homenaje a los habitantes que dieron vida al pueblo en épocas pasadas. De hecho, con la tierra recogida en la creación de esta silueta, la artista creará una nueva obra con el nombre de Tabanera de Cerrato.

Posteriormente, los asistentes disfrutaron de la explicación del proyecto y un animado coloquio en la sede de la Universidad Rural Paulo Freire del Cerrato, ubicada en el antiguo salón de baile de la localidad. Gloria Rubio expuso los distintos pasos dados sobre su proyecto y agradeció la colaboración desinteresada de la Universidad Rural del Cerrato, que «es un motivo de esperanza y de vida para los núcleos rurales».

Después de la exposición, los asistentes compartieron algunas experiencias relacionadas con la despoblación, la emigración y el futuro del mundo rural. En el caso de Tabanera, la localidad sufrió un importante éxodo hacia 1902, cuando numerosos tabanos emigraron a Argentina, Cuba, Chile y Venezuela, y muchos de ellos ya no regresaron. Una sangría que se repitió en la década de los sesenta con la emigración hacia el País Vasco, Cataluña y Madrid.

«El arte contemporáneo no suele llegar a los núcleos rurales, por lo que es una oportunidad para los pueblos disfrutar de este tipo de proyectos que son una llamada a la reflexión. Es fundamental que la gente reflexione de dónde viene, dónde vive, hacia dónde va y que noten la ausencia y cómo se van perdiendo las tradiciones, la cultura y cómo se van cayendo las casas», destacó la artista soriana.

Tabanera de Cerrato abordó el tema de la despoblación desde el arte contemporáneo, tomando nuevas ideas para devolver la vida a la localidad. La alcaldesa de Tabanera, María Luz Iscar, agradeció la presencia de la artista y su reflexión, así como la acogida que los propios vecinos dan a las nuevas familias que llegan a la localidad. Un claro ejemplo es la Universidad Rural Paulo Freire del Cerrato, con sede en Tabanera de Cerrato, que nació en 2012 para acompañar a quienes quieren transitar la vuelta de la ciudad al campo; reconocer y poner en valor la naturaleza, el paisaje y la sabiduría de las gentes campesinas; mantener vivos los pueblos; transformar la sociedad desde lo artístico y lo educativo y contribuir al cambio social que se está gestando.

Fotos

Vídeos