Las vacaciones palentinas de 'El Buitre'

Emilio Butragueño y su esposa se escapan unos días de Madrid para visitar el Románico Palentino y hacer turismo por la capital

Butragueño, el viernes al lado de la iglesia de La Compañía.
Butragueño, el viernes al lado de la iglesia de La Compañía. / NORTE
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Con pantalones verdes, camisa de manga larga y gafas de sol negras paseaba por las calles palentinas la Bota de Plata en el Mundial de México de 1986, el mismo que se proclamó ‘pichichi’ de la liga cinco años más tarde y que logró quince títulos en sus once temporadas con la camiseta del Real Madrid. Sí, tras esta descripción inconfundible solo queda presentar a Emilio Butragueño.

El futbolista madrileño ha estado disfrutando esta semana de unos días de vacaciones junto a su esposa, Sonia González, por la provincia de Palencia y por la capital, hasta que el viernes pusieron de nuevo rumbo a Madrid.

«Hemos estado visitando el Románico Palentino varios días y nos ha encantado», afirma el director de relaciones institucionales del Real Madrid. Pero no solo han recorrido la zona norte sino que también han tenido tiempo para visitar las iglesias de la ciudad del Carrión como unos turistas más, admirando la belleza -bastante desconocida- de la ciudad castellana.

«También hemos aprovechado para visitar la villa romana de la Olmeda, que es una auténtica maravilla»

Y es que la provincia de Palencia es la zona más rica en monumentos románicos de Europa. «Nos ha encantado San Martín de Frómista», reconoce el futbolista merengue con una media sonrisa. «Es realmente bonito», añade para subrayar la belleza del templo erguido en la segunda mitad del siglo XI.

El líder de la exitosa generación de futbolistas conocida como ‘La Quinta de El Buitre’ -junto con Pardeza, Sanchís, Míchel y Martín Vázquez- también decidió hacer una parada en Pedrosa de la Vega. «También hemos aprovechado para visitar la villa romana de la Olmeda, que es una auténtica maravilla», argumenta Butragueño.

Sobre el césped

El delantero internacional reconoce que no es la primera vez que visita Palencia, en realidad es la segunda. No, no tiene familia aquí, ni amigos, de momento. Emilio Butragueño estuvo aquí hace muchos años, antes de llegar a despuntar sobre el césped, antes incluso de debutar en Primera División. «La verdad es que es la segunda vez en mi vida que estoy en Palencia. La primera vez que vine aquí fue para jugar un partido con el Castilla, no recuerdo ni siquiera el año», afirma el futbolista internacional, que jugó en el filial del conjunto merengue entre 1981 y 1984.

Butragueño no se fue con las manos vacías. Junto a las fotos, los panfletos de los monumentos y los buenos recuerdos culinarios se lleva las bermudas y los pantalones -para él y para su hijo- que compró en la tienda English People, donde entró por casualidad mientras daba un tranquilo paseo por las calles palentinas, esas a las que seguro que vuelve dentro de poco tiempo.

Fotos

Vídeos